+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL 'BOOM' DEL 'STREAMING'

Ramón Campos: "Todo empezó cuando 'Gran Hotel' abrió en Netflix"

El productor de la primera serie española en Netflix considera que la burburja no es de producciones, sino de plataformas

 

Ramón Campos, presidente de la productora española Bambú, en Barcelona. - DANNY CAMINAL

Marisa de Dios
21/07/2019

“No es una burbuja de series, sino de plataformas”, afirma Ramón Campos, fundador (junto a su mujer, Teresa Fernández-Valdés) de la productora Bambú ('Fariña', 'Velvet', 'Las chicas del cable', 'Gran hotel', 'Bajo sospecha'… ), quien también ve un futuro de fusiones. "Pero eso no significará que dejen de producir series, porque se necesitan para seguir teniendo abonados –apunta-. Como han segmentado tanto las series (para chicas, mujeres de mediana edad, gente mayor, niños, chicos…), no pueden dejar de producir para esos públicos".

Campos afirma que el despegue internacional de la ficción española con Netflix. “Lo  cambio todo –aseguralo-. Antes de Netflix, en el 2008 y 2009, Tele 5 y TVE decidieron frenar. La primera por el coste, y la segunda porque perdió la publicidad y, con ella, muchísimo presupuesto. Recuerdo que tuvimos la tercera temporada de ‘Gran Reserva’ en un cajón año y medio. Y llega Netflix y nos compra ‘Las chicas del cable’, la primera serie española de la plataforma. Eso reactivó todo el sector. Movistar+ se pone a producir ‘La zona’, ‘La peste’… Y, claro, Tele 5 y TVE también se ponen las pilas", concluye.

“En aquellos años la única que mantenía la apuesta por la ficción era A-3 y allí nos hicimos fuertes con series como ‘Gran Hotel’ –recuerda Campos-. Y cuando esta salta al catálogo de Netflix, empieza a funcionar, y cuando incorporan ‘Velvet, se confirma que las series españolas funcionan, A partir de ahí Netflix se decidió producir aquí. Y la confirmación de lo anterior llegó con ‘La casa de papel’ que fue como el cohete”.

El productor reconoce que ahora quien lo tiene más difícil es la televisión tradicional –considera-. “Van a tener que buscar otro espacio, porque ahora las series con publicidad y obligación horaria… Ya nuestra generación lo ve difícil, las nuevas… La tele tradicional tiene sentido para el gran evento, política, noticias, fútbol, grandes acontecimientos que nos reúnen a todos delante de la pantalla, ‘realities’… Por eso el modelo Tele 5 funciona bien. La clave es cómo vivir de la telerrealidad. Es el caso de A-3 que, conscientes de este peligro, han creado Atresmedia Estudios, para producir series para otros. Es una salida.