+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TÚ Y YO SOMOS TRES

Merche liberada: se ha quitado la faja

 

Herminia y Antonio Alcántara (’Cuéntame’). -

Ferran Monegal Ferran Monegal
06/01/2020

Y la abuela Herminia agarra a su yerno exyerno casi Antonio Alcántara y le dice: "Mírame a los ojos, Antonio. Tú ya no vives en esta casa. Merche hace y deshace sin tener que pedir permiso a nadie. Se ha liberado. Es como si se hubiera quitado la faja!". Y Antonio, que se resiste a comprender lo que pasa, exclama: "Ya, y en ese caso la faja es un servidor!". Y la escena se tiñe de un color entre cómico y trágico.

Ah! Así discurre el arranque de la nueva temporada de Cuéntame cómo pasó (TVE-1), con un Antonio (Imanol Arias) y una Merche (Ana Duato) que llevan ya nueve meses separados. Hombre, lo de asimilar la liberación de la esposa a la defenestración de la faja es una metáfora garbancera pero de una plasticidad muy serrana.

Estos golpes de los guionistas, tan de patio de vecinos, tan de barrio, son lo mejor de esta producción que ya lleva 20 años en antena y que durante todo este tiempo ha ido mutando hasta convertirse en el culebrón de la familia Alcántara. Un culebrón muy bien realizado, eso sí, y excelentemente interpretado, que podríamos considerar el heredero moderno y audiovisual de aquella Familia Ulises que el guionista Buigas y el dibujante Benejam publicaron en el 'TBO' durante la segunda mitad del siglo pasado con un éxito bárbaro.

La trama de los Alcántara se centra ahora en si Merche y Antonio seguirán viviendo separados o si habrá reconciliación. Apuesto a que los papeles del divorcio no los firmarán. De hecho no paran de encontrarse, y discuten, y se van lanzando puyas, que es exactamente la fórmula infalible del teatro de boulevard: nada une más a una pareja que irse peleando. Lo que les puedo asegurar es que Merche no volverá a ponerse la faja. Por eso creo que Antonio debería comenzar a leer a Balzac. "Para llegar a ser un buen marido hay que aprender a ser un genio" solía decir, con mucha retranca, el autor de 'La comedia humana'.