+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

UN CASO REAL (AUNQUE NO LO PAREZCA)

Joe Exotic, los tigres y otras fieras que arrasan en Netflix

La miniserie documental ‘Tiger King’ triunfa en la plataforma con su desfile de felinos

 

Joe Exotic, revólver al cinto, con uno de sus tigres. - NETFLIX

ELOY CARRASCO
05/04/2020

Cuando Joe Exotic asoma en pantalla por primera vez, una de las cosas que vienen a la cabeza es que los responsables de Tiger King echan toda la carne en el asador desde el principio. Ese personaje –su forma de hablar, su aspecto, su forma de moverse, su pelo, su mundo– parece dificilísimo de superar. Sin embargo, basta con seguir atento unos pocos minutos más para comprender que esta miniserie documental, disponible ahora en Netflix, es un desfile de chiflados de distinta gradación en el que costará decidir quién merece los galones de capitán general. El submundo de los parques zoológicos de Estados Unidos que acogen y exhiben a grandes felinos (y trafican con ellos sin el menor miramiento) permite ver a una sucesión de ególatras, facinerosos, embusteros, tunantes, machistas, sicarios y quinquis tan variopinto que resulta imposible apartar la mirada. Son siete capítulos de 40 minutos, pan comido en estos días de fieras en cautividad.

GRANDES FELINOS / El apellido natal del protagonista es Schreibvogel, durillo, y lo cambió por Maldonado-Passage (?), en arte Joe Exotic. Qué menos. Hablamos de un autodenominado redneck (palurdo) de la América profunda de 57 años que afrontó sus traumas de homosexualidad (su padre le obligó a jurar que no iría a su funeral) desviando todos sus afectos hacia los animales menos domésticos y, en especial, hacia los grandes felinos. Regentó un parque en Oklahoma hasta que la acumulación de chanchullos y conspiraciones delictivas le acarrearon una condena de 22 años de cárcel que actualmente cumple en una prisión de Florida. Digamos que es lo de menos. Lo importante es el cómo de todo esto. Joe es un villano muy pintoresco. Siempre con un revólver al cinto («lo llevo para defenderme de las personas, no de los animales», dice con su voz nasal), llegó a ser candidato a gobernador de Oklahoma (perdió, aunque sacó casi el 20% de los votos, y entre sus chismes de propaganda electoral repartía condones con el lema impreso «Por su protección, vote a Joe Exotic») y se casó con otros dos hombres en la primera boda de tres cónyuges en el estado.

Los otros dos maridos comen aparte también. Ninguno de ellos es gay (eso dicen ambos, así como que fornican con toda mujer que se les pone a tiro) y en realidad parecen dos almas perdidas a las que Joe suministra afecto y cobijo (y drogas). Uno, John, un musculitos repleto de tatuajes, adorador de las armas y desdentado por la metanfetamina; el otro, Travis, efebo californiano de final trágico, parece tener suficiente con sus porros.

Pero Joe sería mucho menos Exotic sin una némesis a la altura: Carole Baskin, déjenla correr. Aparentemente benefactora de los felinos desde su propio parque de tigres en Florida, contraria a su venta y aliada de los animalistas, su pasado también presenta graves traumas (violada por tres vecinos a los 14 años) y sombras. La mayor de ellas es la desaparición / muerte de su segundo marido, un millonario dos décadas mayor, adicto al sexo y cuyo rastro se perdió un buen día de agosto de 1997.

COSTA RICA / En plena crisis matrimonial y temiendo por su vida, porque su fortuna tentaba mucho a la codiciosa Carole, del señor Don Lewis nunca más se supo. La versión de la viuda (y heredera casi única) es que el hombre se aventuró a pilotar su avioneta privada hacia Costa Rica (cosa que solía hacer) y tal vez cayó al mar; muchos otros sospechan que algún matón hizo el trabajo y (detalle feroz) la propia Carole echó el cadáver a los tigres de su parque tras despiezarlo en una picadora. Ella se ha quejado contra Netflix, asegura que fue engañada con el propósito y el enfoque reales del documental, rechaza las acusaciones y lamenta que la plataforma no le concediera el derecho de réplica contra lo mucho malo que se le atribuye.

Los protagonistas vomitan sus odios y miserias ante la cámara con impudicia absoluta. Joe, un maniático que lo graba todo en vídeo, llegó a protagonizar un reality para una productora grande en el que daba rienda suelta a su histrionismo y a sus amenazas a Carole Baskin, pero la mayoría de las grabaciones se quemaron en un incendio que atufaba a sistema poco sutil de eliminar pruebas comprometedoras.

Otro secundario que se come la cámara es Jeff Lowe. Nieto del dueño de un circo, asegura que creció entre fieras, ha pisado varias cárceles. La miniserie lleva menos de dos semanas en Netflix y se ha convertido en todo un hit.

    Buscar tiempo en otra localidad

    Desescalada en Córdoba