+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA / josé luis garcía pérez

«En el fondo, creo que soy actor por Indiana Jones»

Actor en 'Hospital Valle Norte' (TVE-1, lunes, 22.40)

 

José Luis García-Pérez, en ‘Hospital Valle Norte’. -

Marisa de Dios
11/02/2019

Después de interpretar a un periodista obsesionado con destapar La verdad en la serie de Tele 5, José Luis García-Pérez (Sevilla, 1972) se ha enfundado la bata de médico para ponerse en la piel de un reputado cirujano en Hospital Valle Norte, la ficción médica de TVE-1 del prime time de los lunes (22.40 horas). Pero pronto volverá a la cadena de Mediaset con otro proyecto, Secretos de Estado, centrado en la corrupción política.

–Alexandra Jiménez, su compañera en ‘Hospital Valle Norte’, tuvo que superar su aprensión a los quirófanos con esta serie. ¿Usted también?

–No, he disfrutado mucho el trabajo preparando el papel con un grupo de cirujanas, así que no me produce rechazo, sino todo lo contrario. En un quirófano hay mucha menos sangre de lo que nos imaginamos.

–Al principio de la serie, su personaje, Héctor, se queda sin el puesto que ansiaba. En su profesión debe de ser algo habitual…

–¡Yo seguro que tengo más costumbre que Héctor! No sé qué otra profesión tendrá la tasa de paro que tiene la mía, en la que vivimos con una negativa continuamente. Yo soy un privilegiado.

–Después de tantos años en la profesión, ¿todavía tiene que hacer cástings?

–Siempre. Parece que nadie se acuerda de lo que acabas de hacer.

–¿Qué comparte con Héctor?

–La ironía y la decisión por el trabajo bien hecho.

–Para prepararse el papel de cirujano se metió en un quirófano. ¿Visitó una redacción antes de hacer de periodista en ‘La verdad’?

–Siempre conozco a gente que me interese para el personaje.

–Busca un referente.

–No un referente. Quizá sean casualidades que uno busca pero, al final, la vida te termina empujando a conocer a gente cercana a ese proyecto que estás empezando. Como si tengo que hacer de dentista y me hago una limpieza de más y voy viendo cosas. Aunque con Héctor también me he leído la enciclopedia de medicina para saber de lo que estaba hablando, aparte de tener durante todo el rodaje a asesores médicos con nosotros.

–La interpretación le permite hacer todas esas profesiones, pero de momento no ha hecho de arqueólogo, su otra vocación.

–No, no me han dejado.

–Tampoco hay series de arqueólogos.

–Pues a mí me encantaría. En el fondo, creo que soy actor y estudié todo lo que pude de arqueología por Indiana Jones. A mí lo que me gusta es la prehistoria humana, que no puede estar más apegada a nosotros mismos.

–En la universidad, se matriculó en Económicas, se pasó a Historia y ha acabado como actor.

–Yo quería hacer Periodismo y me faltaba nota. Me matriculé en Económicas porque muchos amigos lo hicieron y duré dos años porque vi que no iba conmigo. Pero había un taller de teatro. Luego me matriculé en Historia y, a la vez, en el Centro Andaluz de Teatro… y hasta hoy. Al final, a Económicas tengo que agradecerle que tuviese ese taller de teatro.

–Después de ‘La verdad’, volverá pronto a Tele 5 con otra serie, ‘Secretos de Estado’, donde hace de político.

–Interpreto a un expresidente del Gobierno y presidente del partido que está en el Gobierno. Es un personaje con muchísimos matices con el que he disfrutado mucho.

–Hace de político, quizá la profesión más denostada en nuestro país.

–Es una serie sobre corrupción política, ¿estará basada en otro país? (ríe). Puede ser la profesión más denostada por los españoles, porque evidentemente se lo han trabajado para conseguirlo, pero dentro de los miles de políticos que hay en España, también los habrá buenos, lo que pasa es que no están en primera plana o no interesa ponerlos en primera plana.

—¿Está preparado para el que será su gran papel, el de papá primerizo?

–En abril nacerá Paco. De todos los consejos que te dan, yo creo que el mejor ha sido que es una realidad tan aplastante que no tienes tiempo ni para discutir.