+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LIBANO

Muere un soldado de Cerro Muriano

 

Funeral por Francisco Javier Soria. -

31/12/2015

Un proyectil lanzado por el Ejército israelí contra la milicia chiíta Hizbolá acabó el 28 de enero con la vida del cabo Francisco Javier Soria Toledo, de 36 años, natural de Málaga, perteneciente al regimiento Córdoba 10, de la Brigada Guzmán el Bueno X con base en Cerro Muriano. Ingresó en el Ejército de Tierra en el año 2004 y era su segunda participación en una misión internacional en Líbano.

Este militar estaba integrado en la Fuerza Interina de la ONU en el Líbano (Finul) y se encontraba destacado en una torre de vigilancia en la zona de Ghajar. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, solicitó a la ONU una investigación sobre la muerte del soldado español y el Gobierno decretó un día de luto oficial.

El origen del suceso estuvo en un ataque de Hizbolá, que mató a dos soldados israelíes, y durante el contraataque los proyectiles israelíes alcanzaron al cabo.

El funeral se celebró en Cerro Muriano y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, impuso sobre el féretro la Cruz del Mérito Militar con distintivo rojo, la máxima distinción por haber fallecido en acto de servicio. Justo detrás del féretro se encontraba su viuda, en avanzado estado de gestación, sostenida por los dos compañeros que acompañaron los restos mortales del cabo Soria desde el Líbano hasta España. Fue enterrado en el cementerio de Málaga.

Israel aceptó indemnizar a la familia del militar malagueño. Se trata de la primera vez que el Estado hebreo compensa por la muerte de un soldado foráneo.