+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

operación 'Navero-Sherry'

Armas de Espiel para los narcos del Campo de Gibraltar

Una operación de la Guardia Civil saca a la luz un taller clandestino de armas de fuego en la localidad cordobesa

 

Parte de las armas intervenidas por la Guardia Civil. - CÓRDOBA

Una operación de la Guardia Civil contra el tráfico de armas ha sacado a la luz un taller clandestino de armas de fuego en una finca de la localidad cordobesa de Espiel. 

En la denominada operación Navero-Sherry, ha sido desmantelada una organización dedicada a facilitar armas de fuego a los narcotraficantes que actúan en el Campo de Gibraltar.  En la operación han sido detenidas e investigadas diez personas en las provincias de Sevilla, Cádiz, Córdoba, Madrid y Valencia.

Uno de los detenidos es el propietario de una finca de Espiel donde se ubicaba uno de los talleres clandestinos descubiertos. En un robo entre los propios delincuentes, de ese taller salieron 27 armas que fueron ocultadas en una vivienda de Lebrija (Sevilla). En el registro de ese domicilio, la Guardia Civil descubrió otro taller clandestino dotado de maquinaria pesada para la manipulación de armas y la fabricación ilegal de municiones.

ARMAS Y DROGAS

En la operación han sido intervenidas veinte armas de fuego, más de 12.400 cartuchos, doce metros de mecha lenta explosiva, dos granadas fumígenas y pólvora, entre otros efectos, así como equipos de visión nocturna e importantes cantidades de estupefacientes.

Las investigaciones que han permitido desmantelar esta red se iniciaron a raíz de que la Guardia Civil interviniera dos escopetas tácticas a una de las organizaciones de narcotráfico que operaba en el Campo de Gibraltar, en una operación en la que fueron intervenidos 2.000 kilos de hachís.

LA INVESTIGACIÓN

Agentes de la Jefatura de Información de la Guardia Civil abrieron una investigación para averiguar el origen estas armas y, en colaboración con la agencia federal estadounidense ATF (que investiga asuntos relacionados con alcohol, tabaco, armas de fuego y explosivos), comprobaron que las armas habían sido introducidas de contrabando en España.

Los miembros de la organización viajaban en coche hasta otros países para traerlas a España ocultas en dobles fondos.

Los investigadores fueron identificando a los miembros de la red y localizando dos talleres clandestinos en los que operaban, uno el de la finca de Espiel y otro en una vivienda de Lebrija (Sevilla).

La organización vendía las armas con silenciadores de última generación fabricados en una empresa de mecanizados metálicos de la provincia de Madrid.

Durante los registros se intervinieron 118 de estos silenciadores conocidos como "chupetes".

Silenciadores conocidos como "chupetes" intervenidos en la operación. Foto: GUARDIA CIVIL

La red distribuía las armas hacia el Campo de Gibraltar desde El Puerto de Santa María (Cádiz), donde vivía otro de los detenidos.

En su domicilio se han localizado varias armas con cañones recortados y sin números de serie, 37 kilos de hachís, entre otras sustancias estupefacientes y los vehículos utilizados por la red para trasladar las armas.

A los detenidos e investigados se les considera autores de los delitos de tráfico de armas, contrabando, depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de armas, tráfico y depósito de municiones, robo con fuerza, receptación y tráfico de drogas.

Esta operación ha sido desarrollada por la Jefatura de Información con la participación de las Secciones de Información de las Zonas de Andalucía y Valencia, y los Grupos de Información de las Comandancias de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Algeciras y Madrid; así como el Servicio Cinológico y las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC) de las Comandancias de Sevilla y Cádiz.

Las diligencias han sido dirigidas por los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción Único de Cazalla de la Sierra (Sevilla) y por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de El Puerto de Santa María (Cádiz).

La operación, según explica la Guardia Civil, se enmarca dentro del Plan Integral para el Control de las Armas de Fuego (PICAF) de la Guardia Civil.

Dentro de este plan, en los últimos cinco años se han explotado 30 operaciones contra redes de tráfico de armas, han sido detenidas 306 personas detenidas y más de 3.150 armas de fuego y 346.700 cartuchos metálicos han sido intervenidos.