+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Bus-Vao de la A-6

Archivan la causa contra un conductor de autobús que condujo 11 kilómetros en sentido contrario

La empresa de transportes entregó al acusado una planificación del trayecto que incluía su paso por el carril

 

Bus. - TWITTER

El Juzgado de Instrucción número 23 de Madrid ha archivado la causa que instruía contra un conductor de autobús que condujo 11 kilómetros en dirección prohibida por el carril Bus-VAO de la carretera de La Coruña A-6.

Así consta en un auto y que ha adelantado el diario 'El Mundo', en el que el juez acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones respecto al conductor, defendido por el Gabinete Jurídico Suárez-Valdés.

Los hechos se produjeron el pasado 2 de enero cuando el conductor de un autobús de línea regular que efectuaba el trayecto Moncloa-Pozuelo entró en el interior del carril Bus-VAO de la A-6 por el intercambiador de Moncloa, esquivando la barrera de seguridad que cerraba la circulación en el sentido que el autobús pretendía tomar.

Tras ello, continuó la marcha en sentido contrario 11 kilómetros más, encontrándose en su recorrido con al menos 25 vehículos que circulaban correctamente y evitaron colisionar contra él, no produciéndose ningún accidente.

ERROR DE LA EMPRESA DE TRANSPORTES 

En la resolución, el instructor esgrime que lo sucedido no se puede atribuir a un error del investigado, ya que la empresa le entregó esa planificación de trayecto a realizar. A ello se suma, según el auto, el hecho de que el intercambiador de Moncloa carece de "barreras físicas" que permitan conocer "el sentido de apertura de dicho carril".

Además, señala que conforme a la declaraciones de los testigos no se deduce que "se produjera una situación de peligro para algún usuario", mencionando la escasa velocidad a la que iba.

El bufete ha destacado que en el procedimiento se ha acreditado que el conductor del autobús "incurrió en un error inducido por su empresa de transportes, al facilitarle una planificación en la que se le refería que en dicho trayecto tenía que utilizar dicho carril, como era lo habitual en dicho horario".

Según indican los letrados de Suárez-Valdés y recoge el auto, "tampoco ayudaron a impedir el error del conductor del autobús, la carencia de barreras físicas existente en el acceso a dicho carril".

En ausencia de un dolo específico y de una temeridad manifiesta, el juzgado opta por el archivo de la causa, al no considerar la conducta constitutiva de delito.