+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SAVE THE CHILDREN

La suerte de elegir tu nombre

No todos tienen la suerte de contar con una familia y un entorno escolar que respetan y valoran a los niños LGTBI

 

Áxel , niño trans de 10 años, en su cuarto. - SAVE THE CHILDREN / PABLO BLÁZQUEZ

MANUEL SORINO
08/07/2019

Durante las últimas semanas se han celebrado manifestaciones y concentraciones en todo el mundo para reivindicar los derechos de las personas LGTBI. El Orgullo es ya una celebración global que nos recuerda la importancia de la diversidad y la necesidad de seguir luchando por la igualdad real. Los ataques de partidos políticos hacia este colectivo tienen un daño atroz hacia las personas más vulnerables dentro de él: los niños y las niñas. Áxel tiene la suerte de contar con una familia que respeta y valora sus sentimientos y opiniones y un entorno escolar que entienden que ser un niño trans no supone ser mejor ni peor que nadie, sin embargo, otros no corren la misma suerte.

Según los últimos datos del Ministerio del Interior, los menores de edad constituyeron en 2017 el 10,4 % del conjunto de las víctimas de delitos de odio. Ese mismo año, 27 niños y 30 niñas fueron víctimas en España de este tipo de violencia debido a su orientación sexual o su identidad de género. El ciberacoso y el acoso escolar siguen representando una grave amenaza para el bienestar de niños, niñas y adolescentes, suponiendo un factor de mayor vulnerabilidad su pertenencia al colectivo LGTBI, así como, sin ser parte de él, ser percibidos como tal o tener un familiar que sí lo es. El contagio del estigma aumenta el miedo de quienes desearían defender a un compañero o una compañera víctima de violencia.

Para reducir la violencia hacia la infancia LGTBI urge que la educación afectivo-sexual y de género se enseñe obligatoriamente en todos los centros educativos, de forma adaptada según la edad. De esta manera, cualquier niño o niña entenderá que la identidad de género sea acorde a la asignada al nacer o no solo la puede definir cada persona por sí misma, o que la atracción sexual que se sienta es lícita y ha de ser respetada.

A pesar de ello, todavía una parte de la población sin duda, minoritariaconsidera que existen tratamientos que pueden corregir las desviaciones. La patologización de las identidades trans o las terapias que buscan modificar la orientación sexual para reconducirlas hacia la heteronormatividad suponen claros actos de violencia contra la infancia que las sufre.

Ante esta situación, Save the Children pide que se prohíban las terapias de reorientación sexual. La organización considera que estos supuestos tratamientos parten de la estigmatización de la orientación sexual y la identidad de género. Actualmente las terapias de aversión están prohibidas en Andalucía, Aragón, Baleares, Canarias, Catalunya, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Navarra y Región de Murcia.

La diversidad enriquece. Permitir que los niños y las niñas se expresen con libertad es básico para su autoestima y desarrollo, más incluso si son lesbianas, gais, trans o bisexuales. Quizá sea ya hora de dejar de focalizar en los problemas y que empecemos a mirar las ventajas, porque las hay. Áxel eligió su nombre; sus futuras decisiones, gracias a no sufrir por ser trans, le ayudarán a contribuir a la construcción de una sociedad mejor.