+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INVESTIGACIÓN

Las setas del menú que tomó la fallecida en Valencia eran de China

Las colmenillas las importó una empresa de León que las distribuyó a otros restaurantes y se ha activado un protocolo para retirarlas del mercado. Aún no está claro si son la causa de una intoxicación que afectó a cerca de treinta comensales del restaurante Riff y si provocaron la muerte de la mujer

 

Entrada del restaurante Riff de València en el que comió la mujer fallecida. - MIGUEL LORENZO

Nacho Herrero
26/02/2019

La Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana y un juzgado de Valencia siguen investigando las causas del fallecimiento hace unos días de una mujer que había comido junto a su familia en el restaurante Riff de la capital valenciana pero ahora ya saben que las setas que llevaba uno de los platos del menú degustación y que se sospecha que pueden ser la causa de la intoxicación procedían de China.

Según adelantó 'La Nueva Crónica' se trataba de unas setas silvestres y las importó una empresa de León, que las distribuyó también a otros restaurantes por lo que se ha activado un protocolo para retirar las que aún quedaran en el mercado. Esta misma empresa ha recibido una nueva partida de estos mismos hongos y ha decidido paralizar su distribución hasta que le lleguen los resultados de una analítica que ha pedido.

Según los datos que maneja la consejeria valenciana, casi treinta personas que comieron en el Riff resultaron intoxicadas aunque casi todas ellas de manera mucho más leve que la mujer fallecida, que era originaria de un pueblo de León, y su familia.

Los inspectores de sanidad realizaron una primera visita a las instalaciones del restaurante, que tiene una Estrella Michelín y que permanece cerrado hasta que se averigüe lo sucedido, sin detectar ninguna anomalía en sus instalaciones por lo que las investigaciones se centran en los alimentos que ingirió la mujer.

Las colmenillas están incluidas en el decreto que regula las especies comerciales y pueden comerse tanto frescas como rehidratadas. En este último caso, al volver a hidratarlas hay que desechar el agua porque es en este líquido donde liberan una toxina que tienen.