+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

AMENAZA PARA LA SALUD

Madrid destinará 2,9 millones en tres años para reducir la presencia de cotorras en la capital

La población de esta especie argentina ha aumentado un 33% de 2016 a 2019 Son "un peligro" para los ciudadanos por las enfermedades que pueden transmitir

 

Dos cotorras alzando el vuelo. - FERRAN NADEU

EUROPA PRESS
04/06/2020

La Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid ha autorizado este jueves el contrato de servicios de control y reducción de cotorras argentinas y el gasto plurianual de 2,9 millones de euros, IVA incluido, como presupuesto del mismo para las anualidades de 2020 (382.000 euros), 2021 (1,5 millones de euros) y 2023 (un millón de euros). El plazo de ejecución es de 23 meses, iniciando su aplicación en octubre.

Así lo ha indicado la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, quien ha precisado que se trata de un plan integral de contingencia frente a las cotorras para minimizar su amenaza que cuenta con el visto bueno de la Comunidad de Madrid.

Según ha expuesto Sanz, el crecimiento exponencial de la población de cotorra argentina y de Kramer en Madrid sitúa a estas aves como "un peligro" para los ciudadanos, no sólo por las enfermedades que pueden transmitir, sino por los riesgos que entrañan sus nidos en los árboles en caso de caída. Algunos de ellos llegan a superar los 100 kilos de peso.

Además, estas especies son catalogadas por el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, del Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente como invasoras, amenazando la existencia de otras aves autóctonas y el ecosistema.

Desde 2017, los informes técnicos de la Dirección General de Gestión del Agua y Zonas Verdes, dependientes del área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, recomendaban llevar a cabo una actuación rápida para reducir y controlar su expansión.

Y es que la población de cotorras argentinas ha aumentado un 33 % de 2016 a 2019, pasando de los 9.000 ejemplares a los 13.000 en Madrid, según figura en el último estudio realizado por la Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife.

El gasto para actuar contra la plaga de cotorras es inferior al que el área de Medio Ambiente y Movilidad destina anualmente, por ejemplo, al control de la procesionaria, que en 2020 asciende a 2,7 millones de euros, e incluye no solo su reducción, sino también el control sanitario y seguimiento de la población de cotorras que se mantenga. La empresa adjudicataria deberá contar con un equipo de, al menos, 60 personas cualificadas para llevar a cabo el plan municipal.

CAPTURA Y ESTERILIZACIÓN

El objeto de este contrato consiste en reducir la población en libertad de las dos especies exóticas invasoras todo lo posible, hasta limitarla al 10 por ciento de su censo actual. Para ello, el servicio se basará en la ejecución de labores de captura de ejemplares adultos mediante diferentes métodos de trampeo y la esterilización y control de sus puestas (esterilización de huevos y colocación de nuevo en el nido de manera que imposibilite una segunda puesta). También se procederá al apeo de los nidos vaciados y su retirada al vertedero cuando se les haya capturado.

La eliminación de nidos como método de control poblacional no es efectiva, así que sólo se planteará en caso de que exista una elevada peligrosidad para el ciudadano o un riesgo claro de daño a la estructura que lo soporta.

Para proceder a su reducción se aceptarán métodos de captura como las jaulas-trampa, el uso de redes o el empleo de carabina de aire comprimido y se estudiarán otras fórmulas planteadas por el adjudicatario.

Estas intervenciones se realizarán de manera coordinada con el Ayuntamiento de Madrid, quien procederá a su seguimiento a través del análisis de la situación antes de las operaciones, así como en el caso de la propuesta de plan de trabajo que presente la empresa, el seguimiento y evaluación del control poblacional, la redacción de informes y las memorias de actividad.

ESTUDIO DE TRANSMISIÓN DE ENFERMEDADES

El adjudicatario también deberá llevar a cabo el control biológico y veterinario de las cotorras que se mantengan en la ciudad, así como la gestión de los ejemplares capturados. Mensualmente entregará al Ayuntamiento un reporte de las actividades realizadas.

El control biológico de las cotorras se desarrollará con muestreos aleatorios que permitirán comprobar el estado sanitario de las aves y el riesgo real que esta plaga supone como vector propagador de enfermedades. La vigilancia epidemiológica y los análisis sanitarios en determinadas especies de fauna juegan un papel primordial de cara al establecimiento de alertas sanitarias tempranas ante la aparición de brotes de enfermedad, tanto en animales (a modo de centinelas) como en personas.

Análisis previos realizados en el municipio han evidenciado la presencia, entre otros, de agentes infecciosos zoonóticos tales como Chlamydophila psittaci, Escherichia coli enteropatogénica y Campylobacter jejuni, una de las zoonosis alimentarias más frecuentemente detectadas en la Unión Europea en distintas especies de aves sinantrópicas (cotorra argentina, paloma común y patos híbridos).

Al tratarse de una especie exótica invasora, los ejemplares capturados no pueden ser reintroducidos al medio natural, siendo su destino el sacrificio, que se llevará a cabo por métodos que no contravengan la normativa sobre bienestar animal. La empresa adjudicataria deberá establecer un plan de gestión de capturas que contemple el traslado, los métodos a emplear para el sacrificio de ejemplares, así como la gestión de los cadáveres, debiendo presentar documentación del gestor homologado para los procesos que sea necesario.

En caso de mantener los ejemplares capturados en cautividad por un tiempo, la empresa adjudicataria deberá aportar documentación sobre el lugar de cautiverio para garantizar que se cumple con la normativa de bienestar animal y que los animales se encuentran de manera reglada.