+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA NOCHE DE ESTE SÁBADO

Un fragmento de asteroide genera una bola de fuego tan brillante como la luna

La roca espacial sobrevoló las provincias de Toledo y Madrid, pero su luz se hizo ver en toda España. El cuerpo celeste acabó desintegrándose en la atmósfera, sin dejar fragmentos en el suelo

 

La roca de un asteroide que ha sobrevolado Madrid genera una bola de fuego tan brillante como la luna. -

Redacción
05/07/2020

Este sábado por la noche, una gran roca procedente de un asteroide ha cruzado la atmósfera a 72.000 kilómetros por hora, generando una gran bola de fuego que ha sobrevolado las provincias de Toledo y Madrid. La luz desprendida por este fenómeno ha podido vislumbrarse desde casi todo el país, llegando a ser casi tan brillante como la luna de anoche.

El suceso, que se ha producido a las 0:58 horas, ha sido captado por los detectores que la Universidad de Huelva tiene instalados en el complejo astronómico de La Hita, en La Puebla de Almoradiel (Toledo), en el marco del proyecto Smart, con el objetivo de monitorizar continuamente el cielo para registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del sistema solar.

En una nota de prensa, el complejo astronómico de La Hita ha informado de que el análisis que ha realizado el profesor de la Universidad de Huelva y responsable del proyecto Smart, José María Madievo, ha determinado que la bola de fuego ha sido producida por una roca procedente de un asteroide, que ha entrado en la atmósfera a unos 72.000 kilómetros por hora sobre el noreste de la provincia de Toledo.

ROCA DESINTEGRADA

Debido a esta elevada velocidad, el brusco rozamiento con el aire ha hecho que la roca se haya vuelto incandescente a una altura de unos 81 kilómetros sobre el nivel del suelo, y que se haya generado una bola de fuego casi tan brillante como la luna llena. Su gran luminosidad ha propiciado que el fenómeno se haya podido observar en todo el país, desde más de 400 kilómetros de distancia.

La bola de fuego ha avanzado en dirección noroeste y ha sobrevolado el sur de la Comunidad de Madrid, hasta que se ha extinguido a una altitud de unos 34 kilómetros sobre la localidad de Fuenlabrada y se ha desintegrado totalmente en la atmósfera, sin que ningún fragmento haya llegado al suelo.