+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESTRATEGIA POR UN FUTURO SOSTENIBLE

Bruselas exigirá productos más longevos y que puedan repararse

De aquí al 2022 presentará hasta 35 iniciativas para cambiar la forma de fabricar y de consumir . La Comisión Europea perfila un plan de economía circular para alargar la vida útil de los artículos

 

Interior de una tienda de electrodomésticos Millar, el pasado viernes. - ROBERT RAMOS

Silvia Martínez
15/03/2020

«Solo tenemos un planeta Tierra pero para el 2050 estaremos consumiendo como si tuviéramos tres», alerta el comisario Virginijus Sinkevicius. Su primera propuesta como responsable de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la Comisión Europea aspira precisamente a introducir un cambio radical en la forma en la que producimos y consumimos, a partir de un plan de acción para la economía circular que pone el foco en alargar la vida útil de los productos, aumentar las tasas de reutilización y reciclaje y garantizar el derecho a la reparación.

La idea es que todos los productos comercializados en la UE duren más tiempo y sean más fáciles de reutilizar, reparar y reciclar, así como incorporar en la medida de lo posible material reciclado en lugar de materias primas. «Nuestra economía sigue siendo casi enteramente lineal, solo el 12% de los materiales y recursos secundarios vuelven a entrar en la economía. Muchos productos se rompen con demasiada facilidad, no se pueden reutilizar, reparar, ni reciclar, o están fabricados para un solo uso», subraya el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

"Información fidedigna"

Las nuevas disposiciones, avanza Bruselas, restringirán los productos de un solo uso para luchar contra «la obsolescencia prematura» y prohibirán la destrucción de bienes duraderos que no se hayan vendido. Además, las empresas estarán obligadas a dar «información fidedigna» a los consumidores sobre aspectos como la reparación y la durabilidad. Y un elemento capital será el «derecho a reparar» que quedará plasmado en una nueva propuesta legislativa sobre ecodiseño que Bruselas presentará en el 2021.

«Nuestro objetivo es aumentar el ciclo de vida de los productos que tienen piezas reemplazables y reparables, lo que permitirá a los consumidores elegir si desean utilizar sus dispositivos por más tiempo», explica el comisario lituano sobre uno de los pilares del plan, que también aboga por garantizar la actualización de componentes y de software para evitar la obsolescencia prematura, ámbito en el que el sector electrónico es prioritario.

La intención del Ejecutivo comunitario es presentar 35 iniciativas entre este año y el 2022 para atacar la crisis de recursos y la gestión de residuos. Habrá, por ejemplo, medidas legislativas para teléfonos móviles, tabletas y ordenadores portátiles, así como propuestas sobre cargadores y otros dispositivos similares. También se considerará la introducción de un esquema a nivel europeo para devolver o revender dispositivos móviles -desde teléfonos hasta tabletas- y cargadores. Y toda una batería de estrategias y propuestas legislativas para otros sectores como el de las baterías y los vehículos, el textil, el plástico, la construcción, la alimentación y los embalajes. Según la Comisión Europea, el volumen de materiales utilizados para los embalajes continúa creciendo. En el 2017 alcanzó el nivel más elevado registrado nunca (173 kilos por habitante). Bruselas planteará iniciativas para revertir esta situación con carácter prioritario con nuevos requisitos y medidas de prevención.

En este ámbito, la estrategia europea también contempla actualizar la legislación europea sobre residuos, la introducción de restricciones a la exportación de residuos que pueden causar un impacto medioambiental y sanitario negativo en terceros países y la posibilidad de introducir un modelo armonizado sobre recogida selectiva de basura. Solo con esta óptica global, sostiene la Comisión Europea, se podrá alcanzar «la neutralidad climática de aquí al 2050», preservar el medioambiente y lograr una economía completamente circular ante unos recursos naturales que están bajo presión.

Crisis de recursos

«El crecimiento de la población y del consumo mundial nos acerca cada vez más a una crisis de recursos. La única forma de responder es desacoplar el crecimiento económico y la extracción de recursos primarios», apunta el comisario. Según las estimaciones de la CE, en los próximos 40 años se duplicará el consumo global de materiales, como carburantes fósiles, biomasa, minerales y metales, y la generación anual de residuos se disparará el 70%.

Temas relacionados
 
NUEVO SERVICIO PARA LOS LECTORES

Únete al canal de Telegram de Diario CÓRDOBA y entérate de la actualidad antes que nadie

Este sistema gratuito de notificaciones se suma a la difusión de información en las redes sociales de Diario CÓRDOBA ...

Apúntate a nuestra Newsletter