+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

una gran hoguera en una masía activó la investigación policial

Arrestada una ‘mafia del cobre’ que robaba el cable telefónico de noche

La policía detuvo a cinco hombres y una mujer que organizaron más de treinta robos. Cometieron el delito en al menos doce municipios rurales de Tarragona

 

Parte del cobre procedente del cable telefónico robado una vez quemado éste, localizado por la policía catalana. - P. C.

Agencias
10/01/2019

L a policía catalana ha desarticulado un grupo especializado en el robo de cable telefónico en las comarcas tarraconenses del Baix Camp y el Priorat, según informó ayer la policía de la Generalitat. Los agentes han detenido a una mujer y a cinco hombres, de entre los 20 y los 56 años, cinco españoles y uno de nacionalidad venezolana, que habrían cometido durante el último cuatrimestre del 2018 más de 30 robos de cable telefónico valorado en 77.000 euros.

Los detenidos residían en los municipios tarraconenses de Els Arcs, Reus, Torredembarra y en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), aunque actuaban de noche en zonas rurales aisladas que habían reconocido previamente sobe el terreno. La policía autonómica les arrestó el lunes, día 7, como presuntos autores de los delitos de daños, desórdenes públicos, robo con fuerza y pertenencia a grupo criminal.

Los investigadores de la comisaría de Reus abrieron el caso a finales del año pasado, al haberse producido 34 robos de cable telefónico en 12 municipios. El pasado 21 de diciembre, una dotación policial localizó un vehículo cargado de cable telefónico en la carretera T-312 en Cambrils y la investigación determinó que el cable procedía de un robo en un tramo paralelo a la carretera N-340 en Montroig del Camp. Solo un día más tarde, la Policía Local de Cambrils recibió el aviso de que en una masía ardía una hoguera y, al personarse, vieron una gran cantidad de cable telefónico quemado y que en un almacén había restos similares.

Presuntamente, el grupo escogía el cable que tuviera la mayor cantidad de cobre y que el corte de la línea no afectara a muchos abonados para que no avisaran enseguida de la incidencia. Una vez elegida la zona, planificaban el robo, lo cometían por la noche, trasladaban el cable a la masía de Cambrils -propiedad de uno de ellos-, lo quemaban para eliminar el plástico y lo llevaban en ocasiones en tres vehículos distintos, a chatarrerías.

Los investigadores pudieron acreditar que vendieron así material valorado 77.210 euros y que el perjuicio en reparaciones ascendería a 35.900 euros, además de los perjuicios a los abonados afectados. Cuatro de los seis detenidos tienen antecedentes policiales por distintos delitos y el pasado martes el juez les dejó a todos en libertad con cargos. El robo de cable de las compañías telefónicas y eléctricas era muy frecuente en todas las regiones españolas hace algunos años. Hoy su incidencia ha descendido.