+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESPECIAL

Una buena visión para una buena calidad de vida

 

Una buena visión para una buena calidad de vida -

Rafael Castro Rafael Castro
26/10/2020

Con la edad, los ojos sufren cambios que provocan deterioro en la visión, como la presbicia o enfermedades como el glaucoma y las cataratas. El ojo tiene muchas partes diferentes que ayudan en la creación de la vista. Para poder ver, primero la luz pasa a través de la córnea, la superficie transparente en forma de cúpula que cubre la parte delantera del ojo. La córnea desvía o refracta la luz que entra al ojo. Luego, el iris (la parte colorida del ojo) regula el tamaño de la pupila, la apertura que controla la cantidad de luz que entra al ojo. Detrás de la pupila está el cristalino (el «lente» del ojo), que es la parte clara del ojo.

La luz llega al cristalino el cual enfoca más la luz o la imagen en la retina. La retina es un tejido delgado, delicado, y sensible a la luz, que contiene células fotorreceptoras especiales que convierten la luz en señales eléctricas. Estas señales eléctricas son procesadas aún más y entonces viajan de la retina del ojo al cerebro a través del nervio óptico, que está compuesto por más de un millón de fibras nerviosas. Nosotros «vemos» con nuestros cerebros; los ojos recolectan la información visual y comienzan este complejo proceso.

El 90% de la información que procesa el cerebro es visual, de modo que una buena calidad de vida necesariamente precisa una buena calidad de visión. Sin embargo, ésta sufre de manera relativamente temprana los efectos del envejecimiento. Entre los 40 y 45 años se pierde la capacidad de acomodar objetos lejanos y cercanos (condición que se conoce como “presbicia” o “vista cansada”).

La presbicia condiciona prematuramente, y en plena edad productiva, el desarrollo de tareas cotidianas, en un mundo cada vez más dependiente de la realización de tareas cercanas (consultar la PDA o el teléfono móvil, visualizar un GPS mientras se conduce, etcétera). Más adelante, el desarrollo de cataratas produce un grave deterioro de la calidad visual, por la opacificación del cristalino, que ineludiblemente se debe sustituir por una lente intraocular.

La demanda del paciente actual de cataratas y la oferta de las técnicas más recientes no se limitan a la devolución de la transparencia de los medios intraoculares. La cirugía de cataratas se dirige también hacia la corrección de los errores refractivos del ojo (eliminando la dependencia de gafas de lejos) y en último término, a restaurar en el ojo anciano la calidad óptica de su juventud, emulando, en la medida de lo posible, al cristalino joven.

Más noticias relacionadas con el especial

-Tratar a tiempo un problema auditivo o visual lo hará mucho más fácil de solventar

-Descubrir nuevas emociones a través del sonido

-3 Hábitos rápidos y sencillos para cuidar tu visión en época de Covid por Federópticos Martínez

-El teletrabajo y el confinamiento aceleran la aparición de vista cansada

-EFETA, más de 40 años ayudando a oír a miles de personas.

-Grupo Zocóptica, 9 años ofreciendo servicios de óptica y audiología de calidad

-Óptica Cordobesa, 70 años cuidando la salud visual