+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cambio de propiedad bajo la amenaza del descenso

Jesús León y Luis Oliver toman el mando del Córdoba con el objetivo prioritario de salvarlo del descenso y dar un golpe de timón en la mala gestión de la entidad blanquiverde

 

Jesús León saluda en el palco de El Arcángel durante el último partido del Córdoba en este 2017 ante el Reus. - A. J. GONZÁLEZ

IGNACIO LUQUE / CÓRDOBA
31/12/2017

El nuevo Córdoba que está por venir, el conformado por Jesús León y Luis Oliver, va dando sus primeros pasos en cuanto a la idea a aplicar en la entidad blanquiverde a su llegada, una vez que Prasa dio vía libre al traspaso el pasado día 28. Dicha llegada se producirá el 22 de enero del 2018, día en el que se celebrará la junta extraordinaria de accionistas que anunció el Córdoba el pasado día 21 y en el que se especificaba que la misma se debe, principalmente, al cese del actual consejo de administración, por lo que entraría el nuevo en el que, en principio, no estará Luis Oliver. Jesús León será el nuevo presidente del Córdoba e iría acompañado por tres consejeros, mientras que Oliver aportaría otros tres, probablemente, uno de ellos sería su hijo, mientras que él tomaría el cargo de director general deportivo. Aún está por ver el papel que puede desempeñar el exjugador blanquiverde -también fue agente de Fuentes, entre otros- Daniel López Ramos, mano derecha de Oliver y actual director deportivo del Extremadura. Dicha junta extraordinaria se convocó prácticamente a los 30 días de la firma del contrato entre Azaveco y Aglomerados Córdoba.

En cualquier caso, López Ramos tendrá que decir algo en el apartado deportivo del próximo Córdoba, que será, por otra parte, el principal departamento que tocarán los nuevos dirigentes blanquiverdes. La idea inicial es que apenas se toque la plantilla administrativa del club, los trabajadores, ya que pretenden introducir los mínimos hombres de confianza posibles y siempre en puestos directivos, por lo que la nómina de trabajadores, como mínimo hasta junio próximo, apenas se tocará.

Todo el empeño estará centrado en intentar salvar al equipo, para lo que ven como fundamental hacer volver a la afición a El Arcángel, para lo cual ven distintos puntos de obligado cumplimiento, como el contacto con la masa social y las instituciones. Además, valoran una campaña de abonados para la media temporada que resta y la idea de fichar hasta seis jugadores, además de un nuevo técnico.

Temas relacionados