+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ADIÓS A UNA INSTALACIÓN ENTRAÑABLE

37 años de sueños en una pista

Decenas de miles de cordobeses disfrutaron del deporte en el Polideportivo de La Juventud entre los años 1964 y 2001 // Tras la recogida de las estatuas de la fachada, ya queda menos para que se le dé un nuevo uso a este edificio con un encanto especial

 

Celebración del público en el Polideportivo de La Juventud. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Antonio Raya Antonio Raya
20/10/2019

El proceso para demoler el histórico Polideportivo de La Juventud, el viejo Poli o el Polimecano, como también se le llamó, ha comenzado esta semana. La histórica instalación, que estuvo abierta entre octubre de 1964 y junio del 2001, lleva 18 años cerrada y por fin va a comenzar el proceso para darle un nuevo uso.

En el Poli crecieron y se formaron como personas y deportistas varias generaciones de cordobeses. También subió varios peldaños el deporte provincial, que en 1964 estaba casi en pañales, hasta llegar en algunas modalidades a las más altas cotas de su historia.

Una jugada del All-Star de la CBP de baloncesto (1988).

La Juventud era un pabellón con un encanto especial. Era pequeño y acogedor, lo cual provocaba que fuera cercana la conexión entre los deportistas y el público. En un inicio tuvo una pista de cemento, que con el paso de los años fue cambiando hasta serle instalado un parqué en 1986, coincidiendo con la entrada del Diario CÓRDOBA Colecor en la Primera B, pues lo exigía el reglamento para participar en esa liga. También aquel equipo de baloncesto logró que se ampliara la grada hasta una capacidad de 2.000 espectadores por el mismo motivo. El piso de parqué se fue haciendo irregular con los años, lo que hacía que el balón botara y rodara de manera diferente según los sitios, un factor que aprovechaban los jugadores cordobeses más avispados para provocar una pérdida del balón del rival al llevarlo a esos lugares. El Poli era además caluroso en verano y gélido en invierno. No era raro ver en enero a muchos espectadores siguiendo los encuentros con guantes. Los veteranos de la época no olvidan tampoco el bar del pabellón, lugar de encuentro de jugadores, técnicos y directivos y en el que se cerraron tantos fichajes. La decadencia del Poli comenzó en mayo de 1993 al inaugurarse el pabellón Vista Alegre, lo que provocó que los primeros equipos de la ciudad se mudaran allí. Desde entonces y hasta su cierre ya acogió a conjuntos filiales y de ligas menores y a equipos de base.

Diario CÓRDOBA Colecor de baloncesto (1986).

El pabellón abrió sus puertas de manera oficial el 24 de octubre de 1964 con motivo de la Semana Deportiva de aquel año. El primer gran encuentro inaugural llegó seis días más tarde, concretamente con la disputa de un Real Madrid--Sevilla de baloncesto. El conjunto blanco era entonces el vigente campeón europeo.

Jugar en La Juventud fue hasta finales de los años 80 algo así como entrar en el paraíso para los deportistas cordobeses, ya que era el único pabellón en servicio. Habituados todos a jugar al descubierto, competir allí era entrar en una dimensión diferente.

El baloncesto creció allí como nadie podía imaginarse. Primero el Córdoba OJE y luego el club Juventud de Andrés López llevaron al baloncesto masculino hasta cotas nunca imaginadas. En 1981 debutó en Primera B y entre los años 1986 y 1988 disputó la soñada Primera B, una competición con dos extranjeros que provocó que se llenara la grada en muchas ocasiones. Braden y Morrow en la liga 86/87 y Gervin y Adams un año más tarde, jugaron allí. Una campaña más de baloncesto profesional se vivió con la disputa de la CBP (Circuito de Baloncesto Profesional) que creó el propio Andrés López pero que apenas duró media temporada. Los equipos de la CBP jugaron con tres americanos y contó hasta con su partido All--Star que se jugó en el Poli.

Derrick Gervin (Cajasur).

La Primera B trajo a Derrick Gervin, un alero que todavía hoy es considerado el mejor jugador extranjero que ha pasado por Córdoba. Gervin maravilló con su técnica depurada y sus puntos, pues promedió 46,3 por partido con un tope de 64 puntos el 24 de enero de 1988, en un partido ante el Ferrys Lliria.
Inolvidable fue también el paso de la Mobilgirgi de Caserta en 1987, que trajo al mítico alero brasileño Oscar Schmidt y al pívot búlgaro Glouckchov, el primer europeo que llegó a la NBA sin pasar por una universidad estadounidense.

En el Polimecano se hicieron famosos en la ciudad el técnico Abilio Antolín y el jugador Manolo García. El primero tenía una forma de dirigir los partidos que no dejaba indiferente a nadie, acumulando partidarios y detractores por doquier. García fue el primer jugador de la cantera cordobesa realmente apreciado por el público desde su puesto de pívot.

También creció en esta instalación el baloncesto femenino, primero con el Medina de Manolo González y Tony Arjona y posteriormente con el Río Grande y el Adeba.

Equipos históricos

Conjuntos como el Córdoba CF, el Educación y Descanso, el Ebasur y el Córdoba Balonmano se encargaron también de que La Juventud fuera sinónimo de balonmano. El Educación y Descanso marcó una época al jugar entre los años 1967 y 1974 en la segunda categoría nacional, algo increíble entonces. El testigo lo terminó cogiendo el Córdoba BM de la mano de Antonio Reyes, primero como jugador y luego como técnico, y de Juan Ignacio Rubio, el presidente en sus mejores años. En 2019 se han cumplido 28 años de la promoción por el ascenso a Asobal que perdió el Córdoba BM ante el Tenerife Tres de Mayo en junio de 1991, su techo deportivo hasta hoy.

Antonio Reyes da instrucciones.

El Cajasur de balonmano jugó una fase de ascenso a Asobal en 1991 ante el Tres de Mayo

En La Juventud jugaron igualmente las selecciones de balonmano de Cuba (1982) y la Unión Soviética (1991) y la poderosa Metaloplástica (1989). Por jugar lo hizo hasta el ARS en la campaña 81/82, pues tenía que jugar en un pabellón al subir a Primera y en Palma del Río no existía todavía el que hay hoy. Rafa Villalba dirigía entonces a los palmeños.

Paco Bustos, con la camiseta del Cajasur.

El fútbol sala le dio mucha gloria al Poli, pues allí jugaron tres equipos cordobeses en Primera División, el Cajasur FS y el Auto Escuela Séneca masculinos y el Arycresa femenino, los tres entre los años 1985 y 1990. El Cajasur FS incluso ascendió en este pabellón a la máxima categoría, en junio de 1985. Los duelos, sobre todo del Cajasur, llenaron la grada en muchos encuentros, especialmente con las visitas del Interviú Lloyds –el actual Movistar Inter- que ya entonces apadrinaba el periodista José María García, en aquella etapa jefe de deportes de Antena 3 Radio. Jugadores como Paco Campaña, Younes o Domenech fueron unos ídolos. El Arycresa llegó a ser campeón de España en los inicios del fútbol sala femenino en este país.

Cajasur-Interviú Lloyds de fútbol sala.

Córdoba FS, Auto Escuela Séneca y Arycresa jugaron en la máxima división de fútbol sala

Un partido del Arycresa de fútbol sala femenino.

El voleibol creció en La Juventud, sobre todo el femenino, primero con el Medina de Tony Arjona y luego con el Adecor que en sus primeros años impulsó Flora Nadales. La entidad azulina también llevó al pabellón el voley masculino, en uno de los múltiples intentos que ha habido por consolidarlo y darle continuidad a lo largo de la historia. En 1966 se celebró de manera simultánea la actual Copa del Rey y de la Reina de este deporte, una competición que llegó para promocionar esta modalidad en la ciudad.

      Un conjunto del Medina de voleibol (1975).

Más deportes

Judo, lucha libre, esgrima, boxeo, tenis, halterofilia, múltiples fases de ascenso y muchos sectores de base también tuvieron lugar a lo largo de 37 años.

Fueron tantos los partidos y deportes que se practicaron que el Poli terminó formando parte del corazón de miles de cordobeses que pasaron por allí, bien para practicar deporte, bien para ver alguno de los encuentros. El deseo unánime es que la nueva instalación sea también deportiva.

Temas relacionados