+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Las zorras también son astutas

 

Carmen Domingo Carmen Domingo
06/10/2019

Nadie discute la importancia que tienen las palabras. No es lo mismo ser una zorra, que ser un zorro, ser una loba, que ser un lobo, ni, por su puesto, que algo sea un coñazo a que sea cojonudo. Estos ejemplos, entre otros, empezaron a ponerse sobre la palestra en paralelo a las reivindicaciones feministas del pasado siglo y para nuestra desgracia siguen vigentes.

Eso ha propiciado que muchas veces desdoblemos el lenguaje --«alumnos y alumnas, niños y niñas...»--, tratando de mostrarnos más igualitarias. Sin embargo, esa es solo una de las tácticas para evitar el sexismo aunque no la más eficaz. Tampoco es muy acertado que tratemos al español de machista. Una lengua no es ni homófoba, ni machista, lo es el uso que se hace de ella, que determina el tono del discurso y el pensar del hablante.

Por eso, en el momento que vivimos, donde el debate feminista lo invade todo, no podemos dejar al azar el uso del lenguaje, como instrumento principal para transmitir nuestras ideas, y sería más acertado decir que nuestra vecina es una zorra, señalando lo lista que es, o que ponemos los ovarios sobre la mesa en el momento de tomar decisiones arriesgadas.

A saber si estas ideas cuajarían; no se sabe qué hace que algunas modas lingüísticas acaben consolidándose y otras no. Somos los hablantes --«las hablantes en este caso»-- las que debemos apostar por los cambios y con el uso conseguirlos. Y digo nosotras porque distintos estudios lo avalan somos las mujeres, de clase media y mediana edad, las que lideramos los cambios lingüísticos. ¿Por qué? Pues porque somos más conscientes de la discriminación que sufrimos, seguimos siendo las que educamos a la prole y queremos romper esa doble segregación.

Y ahora, haciendo uso de ese buen saber que nos caracteriza, expliquémosle a Ricky Martin y su marido que no están embarazados, como ha declarado, que lo que les pasa es que han alquilado el vientre de una mujer pobre. La palabra embarazada no puede utilizarse en masculino.

* Escritora

Opinión

Machado

Manuel Muñoz Rojo

Un reto de ciudad (y 2)

Desiderio Vaquerizo

El tiempo prestado

Miguel Donate Salcedo

Enfermeras

María Olmo

Autonomía, autonosuya

José Manuel Ballesteros Pastor

Sucedió hace 40 años

José Javier Rodríguez Alcaide

Pin parental, familia y educación sexual

José Antonio López García

23F

Francisco Dancausa

Lectores
cartas

Más sobre vacunas: La no vacunación de los mutualistas funcionarios

Hemos llamado repetidamente a esa delegación solicitando que nos detallen por qué mi madre de 91 ...

CARTAS

Más pobreza: Llamada al corazón

No sé si es una experiencia general pero --desde que empezó la pandemia-- me preguntan muchas más ...

CARTA

Alimentos andaluces: Tirar piedras a su tejado

Entre la variopinta composición del Gobierno de España, hay un andaluz, de Málaga por mas señas, ...

CARTAS

Vacunación: «Lo público»

Pocas veces se reconocen los méritos de «lo público». Hoy yo quiero hacerlo, diciendo en voz alta ...