+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Lecturas de verano

El zapatero endiosado

 

Isabel Agüera Isabel Agüera
11/09/2018

Un zapatero, honrado, trabajador y muy querido por sus vecinos de barrio fue designado, por votación popular, hombre público. Y de la noche a la mañana, el zapatero se vio encumbrado hasta niveles tales que decidió abrir un despacho en el mismo centro de la ciudad. Pasó algún tiempo y el buen resultado de su trabajo culminó en una serie de eventos afortunados. Una noche, el zapatero, al mirarse al espejo, comprobó que sobre su cabeza, luminosa y radiante, lo orlaba una especie de corona real. Boquiabierto, se dijo: «¡Anda, si soy un rey, un Dios. No es conveniente, pues, que me malgaste en asuntos de poca importancia. Me reservaré para proyectos importantes», Y se buscó una sofisticada secretaria que rutinariamente contestaba al teléfono: «Tiene que convenir cita; el señor tiene la agenda muy apretada», etcétera. Pasó tiempo. El zapatero, convertido en hombre público, esperaba cada día proyectos importantes pero estos no llegaban, y los hombres de a pie y sus problemas, cansados de esperar, llamaron a otras puertas. Una tarde, hastiado y aburrido, decidió dar un paseo por el jardín de su antiguo barrio, pero algo insólito le sucedió. Había llovido. Las hojas de los árboles pisoteadas por los caminos, evidenciaban la llegada del otoño. Al comprobar su presencia, los niños corrían, los ancianos le volvían la espalda, los jóvenes se escondían y los perros le ladraban. El zapatero, sin entender nada, se aposentó, cansado, en un banco del jardín. De repente, a sus pies, resquicios de las primeras lluvias de la temporada, un charco de limpias aguas. Allí, con la nitidez de un espejo, se reflejaba su figura. ¿Dónde está mi orla?, ¿Dónde mi juventud, mi cargo de hombre público, dónde mis merecidos homenajes? Pero lo que el hombre público y famoso encontró en el charco solo era la imagen decrépita de un mal zapatero.

* Maestra y escritora

Opinión

Sin permiso

Ana Pastor

¿Ortografía...; qué es eso?

Desiderio Vaquerizo

Pecado original

David Márquez

La Gran Guerra

Ricardo Rivera Pereira

Constitución cuarentona

Juan Andrés Molinero Merchán

La carcajada del proxeneta

Najat El Hachmi

‘Tiempo después’

Desirée de Fez

Miguel Falomir

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / SALVADOR DE PRADO

Premios en Baena

El pasado día 9, con la presencia del presidente del Parlamento de Andalucía, los alcaldes de ...

CARTAS AL DIRECTOR / FUERZAS ARMADAS

Al Gobierno de España

Ha sido este Gobierno del PSOE el que por fin ha acabado con la injusta discriminación que ...

CARTAS AL DIRECTOR / SOCIEDAD

La soledad del mayor

En España hay un 41,8% de personas con más de 65 años que viven solas, y de ellas el 71,9% son ...

CARTA ILUSTRADA

Tibieza y temor

Demasiada tibieza se percibe en la renovación del nomenclátor del callejero, optando en ocasiones ...