+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

No me digas...

Que vienen los fascistas

 

Nos dicen que vienen los fascistas pero se equivocan, ya llevan tiempo aquí. Reventar mítines o intervenciones públicas de Rosa Díez o Albert Rivera en universidades y pueblos es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Interrumpir medio en cueros misas y atentar contra la fe o las creencias de los demás es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Perseguir, acosar, vigilar a la gente de signo contrario en sus casas y ante sus familias es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Insultar la otra noche tras el recuento a los votantes de opciones que se presentaban legalmente con estatutos constitucionales es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Hacer un llamamiento a la gente a tomar las calles y las plazas y a promover tumultos de barrio sencillamente porque se han dado un batacazo es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Recibir una carta con una bala y una foto personal con un disparo pintado en la cabeza es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Hacerse fotos con terroristas condenados pasándoles la mano por el lomo o llamándoles hombres de paz es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Pintarrajear la puerta de la tienda del padre de un político de ideología contraria es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Adoctrinar a niños desde el colegio a edades tempranas inculcándoles odio e intolerancia es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Ultrajar los símbolos que representan no solo a la mayoría de los españoles sino a la garantía de convivencia bajo la misma Constitución es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Cambiar la vivienda proletaria por otra de burgués y nuevo rico defendiendo a la vez que los demás no se avergüencen de su origen ni de su barrio es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Escupir, o hacer el intento, a ministros por tomar medidas que no gustan, en el ejercicio de su cargo, es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Recibir continuos ataques de tipo personal en muros y espacios virtuales es fascismo, y eso no lo ha hecho Vox. Ir a mendigarle en la cárcel a separatistas que se creen una raza superior es fascismo. Creer estar en superioridad moral también es fascismo. No, el fascismo no viene, estaba ya en las instituciones.

* Profesor

Opinión
Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / ABSTENCIÓN

Aprendamos de los mayores

El motivo que me ha impulsado a escribir el presente artículo ha sido el preocupante dato de la ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Pecadorcilla

Primero fueron sus declaraciones al regresar del Vaticano. Ahora, en sesión parlamentaria, ha ...

CARTA ILUSTRADA

El Marrubial: del quemadero de la Inquisición al carril bici

Un proyecto que se puede considerar como la iniciativa urbanística más «emblemática» del actual ...

CARTAS AL DIRECTOR / DESPEDIDA

Carta a mi abuelo, Rafael Postigo Rueda

No ha mucho tiempo desde que te fuiste, y aunque en este naranjal siga amaneciendo y las abejitas ...

   
1 Comentario
01

Por gañán de Fernán Núñez 10:52 - 04.12.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

de acuerdo totalmente con D.Alberto Díaz en el contenido de su artículo: El día de ayer comenzaron esos movimientos que pregonaba Pablo Iglesias a los pocos minutos de saber el batacazo que se había dado en las urnas. Espero que todo quede ahí y no haya que lamentar por tanta provocación y tanta descalificación como vienen haciendo estos grupos politicos incapaces de ganar en las urnas pero capaces de encender las calles. (Nuestra historia contemporánea,tiene pruebas de ello). Viendo sus reacciones de matones de taberna con sus actitudes amenazantes, me arrepiento de no haber votado a VOX aunque fuese solo para aumentar su cabreo.