+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La verdad incomoda

 

MANUEL Fernández
19/09/2014

La verdad suele ser incómoda. Por eso hay tantos silencios y, paradójicamente, tanto ruido en la vida. El oído está acostumbrado a la alabanza, al piropo, a la adulación interesada; el cuerpo, preparado para la palmadita en la espalda, el abrazo inexplicablemente efusivo y las palmas estentóreas en auditorios previsibles; y la mente, en fin, adiestrada solo para las buenas críticas, los sondeos favorables, las citas memorables y el irse de rositas de cualquier situación embarazosa. Por eso se va a notar en este periódico la falta de Carlos Rivera, que se intitulaba, de manera quizá obsoleta, poeta, adjetivo al que, si acaso, le unía el de escritor, ambos verdad en su currículum, y al que los diferentes directores, tanto del Diario CORDOBA como de La Voz, tuvieron la visión y el atrevimiento de permitir que se expresara semanalmente en sus páginas. Carlos Rivera, de La Coronada, una aldea de Fuente Obejuna, era una persona quizá algo arisca porque le repateaba la mentira, la pose del poder y el estar bien mirado en sus exclusivos círculos. Su única licencia, quizá, la de ser del Barça, una irreverencia contra la establecido. En la campaña de las elecciones municipales de 1979, las primeras tras la muerte de Franco, el PSOE recorrió los barrios de Córdoba con un "imaginativo pasacalle socialista" (50 años de CORDOBA, página 179) "animado por cabalgata, guiñol, cartelones de ciego y murgas". En una de sus propagandas de prensa el PSOE incluía esta poesía: "¿Quién construirá tu vivienda/, quién arreglará tu calle/ encenderá tu farola/ y limpiará tu portal?" que, curiosamente, tenía la misma cadencia de la canción de Serrat Si la muerte pisa mi huerto (... quién firmará que he muerto/ quién lo voceará en mi pueblo,/ quién pondrá un lazo negro/ al entreabierto portal?"). En esa lista, en el número 14, iba como candidato el poeta Carlos Rivera, que se ha muerto este pasado mes de agosto, cuando solo tenía 72 años. Carlos ha sido un milagro en las páginas de los periódicos, acostumbrados a la irremediable y casi ineludible pragmática de la supervivencia, una de esas firmas que, en su madurez, supo ir por libre por la vida, con todo lo que conlleva exponerte a la ira de los tuyos y de los ajenos; el exponente del ciudadano que ha comprobado en sus propias carnes que el Estado del bienestar --educación, sanidad, dependencia...-- es su única posesión y que el resto, los llantos del capitalismo por banqueros y empresarios de postín, son exhibiciones del otro Estado, la materia de sus artículos.

Carlos Rivera, la voz y la pluma más hermosas de la verdad incómoda.

Opinión

La librería Luque

Manuel Fernández

Tarradellas: lección permanente

José Manuel Cuenca Toribio

J. Mata

Joaquín Pérez Azaústre

El asfalto

Emma Riverola

Miguel Cobos

Diario Córdoba

Combustible

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / AYUNTAMIENTO

Parcelaciones, elecciones y mentiras

El pasado 17 de marzo, en el artículo La dotación de servicios, más cerca, se decía por parte del ...

CARTA ILUSTRADA

Viernes por el futuro

Con las manifestaciones de jóvenes, que hartos de la inacción de los gobiernos, siguen el audaz ...

CARTAS AL DIRECTOR / SOBRE EL DÍA DEL PADRE

El padre invisible

El Día del Padre en España es, desde hace ya mucho tiempo, poco menos que anecdótico. No hace ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El decretazo de los viernes

Según rumores y rumoras, el siguiente decretazo-cuponazo de los viernes será: -- Decretazo para ...

   
2 Comentarios
02

Por Somos eternos 19:35 - 19.09.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vaya, no lo sabía, y aunque no solía coincidir con la opinión que plasmaba en sus artículo, siento su muerte, evidentemente no ningún mal. Aunque he de confesar por lo que cuenta señor Fernandez que desconocía que él fuese socialista, siempre lo confundí con un comunista más que con un socialista, a pesar de haber sido yo votante socialista hasta que Felipe Gonzalez dejó la política. Deseo sinceramente, porque creo en otra vida, que encuentre el descanso y la paz en un mundo mucho mejor que en el que vivimos, y de ser posible, mejor con el que soñaba o deseaba convertir éste.

01

Por Fausto 8:58 - 19.09.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No sabía que hubiese muerto. Y era joven, porque los poetas siempre lo son con sus ilusiones de mejorar esto. Gracias, Manuel Fernández por esa voz que siempre suena.