+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CARTA ILUSTRADA

La verdad desnuda

Una reflexión sobre el último libro de Antonio Gil: 'Meditaciones para las cuatro estaciones del año'

 

Las escritoras Pilar Redondo y Maribel Valdivia, estudiosas de la obra del sacerdote y periodista Antonio Gil. - CORDOBA

Pilar Redondo. Escritora / Córdoba
06/12/2019

Atrapado en el tiempo y esclavo de la razón se encuentra un monumental libro, que roza la efervescencia habitada, lo imposible y los sueños que amenazan con hacerse realidad. Es la última obra literaria de don Antonio Gil, titulado: Meditaciones para las cuatro estaciones del año. El autor nos ofrece una reflexión para cada día del año. Las hay que aluden al matrimonio, al amor, a los abuelos, a la amistad, a los "ni-ni", a la muerte. Agradecer que me nombre en la meditación del día 13 de junio. Don Antonio en lo más profundo de su ser alberga un gran poeta, de ahí que en diferentes meditaciones haga referencia a la poesía, Mario Benedetti, Cernuda, Gloria Fuertes, etc.

Es un libro imprescindible en este tiempo en que vivimos. El autor se refugia en la pureza de su creatividad, donde habitan las palabras, y desde allí construye su yo. Sus textos portan el lenguaje de la belleza. Su técnica es depurada. Consagrado a su vocación literaria de tono existencialista. Rico bagaje adquirido a fuerza de trabajo. Mensajes encriptados que electrifican el alma, enviados desde más allá del idioma...Textos que palpitan, que laten, con la piel erizada, envueltos en la perfecta medida de las brasas. En este libro encontramos la verdad y la ilusión no poseída, que reman luna a dentro, sin demora, mostrándonos el camino. Pensamientos con poder curativo, que tienen el sonido de lo eterno, que nacen a cada instante. Caleidoscopio de emociones nutrido de huellas dactilares que acunan el sagrario y la vida invisible. El escritor corona el hermoso Olimpo de las letras, pone palabras al silencio que no tiene dueño, deja volar su alma proyectando futuros.

Temas relacionados
 
Opinión

Un último (mal) servicio

DIARIO CÓRDOBA

Adiós a todo eso

Miguel Ranchal

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Apocalípticos

Antonio González Carrillo

De todo mal puede surgir un bien

Juan Balsera Santos

Mucho más carilla

Ricardo Rivera Pereira

Ficción

Miguel Donate Salcedo

Un final deshonroso

JOAQUÍN Rábago

Salvar la monarquía

FRANCISCO Dancausa Mediador y coach

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...