+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un declinar que viene de antes y de lejos

 

RAFAEL Mir
03/06/2012

Antes de dar mi respuesta, he de aclarar cómo entiendo la pregunta. O la pasada Feria confirma un declinar que viene de antes y de lejos, o lo provoca o pronuncia por su propias organización y desarrollo. Incluso es posible que se aúnen o sumen las dos hipótesis.

Para mí hay un innegable declinar de afición a las corridas de toros bravos. Para empezar ya no hay casi nadie que sufre adicción; la calentura que aparece en casos extremos de afición. Cada vez hay menos locos de atar en esta fiesta, dentro y fuera del ruedo.

¿Causas? Muchísimas, de desigual entidad:

1)Lo que era un acto social señorial por arriba y muy popular por abajo, empieza a ser considerado como prescindible para señores y vasallos, y para algunos apóstoles de lo elevado, como un rito cruel, evitable y poco europeo.

2)Las masas se han urbanizado --en el sentido de urbe, no de urbanidad-- y hay que coger de la oreja a muchos que se dicen taurinos, para llevarlos al campo.

3)La televisión que tanto ha degradado la asistencia a los cines terminará --dada la perfección de sus retransmisiones-- llevando mucha gente desde las gradas al sillón, aunque por otra parte, enseñe los meollos de la fiesta a muchos ignorantes.

4)Hace años había muy pocos espectáculos públicos en las ciudades: las procesiones y desfiles, los partidos de fútbol, los sermones de las siete palabras, los juegos florales... Los toros eran el no va más. La pasión por el torero preferido superaba a la sentida hacia el jefe político, aunque la caída de uno y otro eran muy iguales de ruidosas, batacazos populares.

5)No, no creo que sea decisiva la presencia de las mujeres en las plazas; primero porque siempre las hubo: de alta alcurnia y de sexo inquieto. Es verdad que a los antiguos nos disuenan esos gritos femeninos que desde los tendidos elogian el culo de un torero, delgadito como todos, o la guapura del que anuncia relojes en la tele.

6)Para mí lo decisivo para el declinar de la fiesta es que día a día va perdiendo interés, en una carrera sin retorno, porque toreros y ganaderos han inventado el toro artista, convertido las más de las veces en el toro tonto. O sea, se ha perdido la evidencia del peligro, la lucha, la emoción, aunque las cogidas sigan siendo posibles. El último toro de Juan Pedro Domecq lidiado en Madrid, sin castigo de puyas, se echó --no cayó--, se echó dos veces aburrido en la faena de muleta.

7)Si el toro se aburre, ¿no nos vamos a aburrir los aficionados?

8)El aburrimiento de los aficionados cordobeses es un poco mayor después de la Feria... Y bajando sin cesar se llega al sótano.

* Abogado y escritor

Opinión

Bonita

Miguel Ranchal

La encrucijada de Podemos

José Luis Casas Sánchez

Sí, bonita

Alberto Díaz-Villaseñor

La ignorancia es atrevida

José Antonio López García

Mis queridos niños

Isabel Agüera

Francisco Serrano

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Niños tiranos o niños victimarios

La violencia filio-parental ascendente es uno de los temas de más actualidad  y que afecta cada ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Las reivindicaciones de la Plataforma de Docentes contra el sistema de acceso actual

La Plataforma de Docentes Contra el Sistema de Acceso, manifiesta su preocupación ante la gran ...

CARTAS AL DIRECTOR / MANIFESTACIÓN

Apoyemos a los trabajadores de ABB

De nuevo se anuncian despidos en la fábrica de ABB y de nuevo los trabajadores están en plenas ...

CARTAS AL DIRECTOR / MEDICAMENTOS

Desabastecimiento farmacéutico

La salud pública ha de ser elemento clave en los sectores estratégicos de cualquier país que se ...

   
1 Comentario
01

Por G. Pedros 19:50 - 03.06.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor Mir también la gente cada vez es más sensible.Entre los cordobeses hay personas muy sensibles al sufrimiento de las personas y de los animales. Se maltrata a los toros para el disfrute del público. Los animales no humanos no merecen ser tratados así.