+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tormenta de verano

Turno de oficio digno

"¿Se imaginan que no se retribuyeran los servicios profesionales de los médicos que garantizan el derecho a la salud que atienden a quienes no tienen recursos para pagarse un médico privado?"

 

Una protesta anterior de los abogados cordobeses por el turno de oficio. -

Ha costado muchos sacrificios y consensos, recoger en nuestra Constitución los derechos fundamentales que todos podemos disfrutar como integrantes de una sociedad avanzada, democrática y participativa. Digo esto al hilo de la reivindicación prevista para hoy por todos los abogados de Andalucía, a los que maltrata la Administración en la remuneración del turno de oficio, aquél por el que se preserva el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva para todos los que carecen de medios económicos para litigar. Derecho regulado en el art. 24 de la Constitución, en la Ley de Justicia Gratuita de 1996 y cuyo día internacional se celebra hoy.

¿Se imaginan que no se retribuyeran los servicios profesionales de los médicos que garantizan el derecho a la salud que atienden a quienes no tienen recursos para pagarse un médico privado? La Administración reconoce el derecho a litigar gratuitamente a quienes no disponen de medios, pero luego no paga debidamente a los profesionales necesarios para ejercitar ese derecho. Lo hace, pero muy tarde y muy mal. Estos abogados no son profesionales recién salidos de la Facultad, sino que se les exige una antigüedad, una formación especializada y una disponibilidad rigurosa, las 24 horas del día todo el año. Hace unas semanas, yo mismo viajé de madrugada al Cuartel de la Guardia Civil de Peñarroya para asistir a un detenido, por el turno de oficio de guardia, pero la Administración no te paga el desplazamiento, ni la nocturnidad, ni casi la asistencia. No porque no haya dinero, pues ya hemos visto cómo se suben el sueldo el 30 ó el 40 por ciento de una tacada los concejales en muchos municipios, sino porque no hay voluntad.

La Administración de Justicia es la cenicienta de nuestro país. Uno de los pilares del Estado de Derecho, cuyos medios e independencia se cuestionan. No le interesa al zorro que se vigile a las gallinas. No es un problema de ahora, sino que se arrastra desde hace décadas sin voluntad de darle un arreglo definitivo pese a las movilizaciones de los letrados, a las reivindicaciones del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados ni a las promesas reiteradas de solución, tantas veces incumplidas. Que el servicio sea de adscripción voluntaria, no legitima el abuso y el atropello a los profesionales que lo dispensan.

Mujeres maltratadas, víctimas de despidos laborales injustos, de prestaciones asistenciales denegadas, personas sancionadas injustamente por la Administración, quienes reivindican a su expareja para que cumpla con las obligaciones respecto de sus hijos, situaciones de máxima vulnerabilidad de personas con derechos que no han sido respetados, y que necesitan tosas ellas un profesional del Derecho, que la Administración reconoce pero cuyo trabajo desprecia con unos baremos ridículos que paga cuando quiere. Si no se quiere este sistema, hay otros. Existen países que gozan de un cuerpo de letrados de oficio, muy bien pagados y considerados, al que se accede a través de unas difíciles oposiciones. Y en otros aún existe la beneficencia pura y dura, que sería lo mismo que dejar a los justiciables en manos de la caridad. El Estado tiene la obligación de reconocer un derecho fundamental a la tutela judicial efectiva y litigar gratuitamente para quienes no tienen recursos, pero no debe hacerlo a costa del bolsillo de los profesionales que lo dispensan. ¡Ya está bien! H

* Abogado y mediador

Opinión

El violador eres tú

Magdalena Entrenas

La siesta del irlandés

Ramón de España

Grotesco

Francisco García-Calabrés Cobo

La Ciudad de la Justicia

Manuel Fernández

Lo que no mata engorda

Miguel Aguilar

La verdad desnuda

Pilar Redondo. Escritora / Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / FORMACIÓN

Réquiem por la Escuela Municipal de Idiomas de Baena

Concebida para suplir la carencia  de una Escuela Oficial de Idiomas, que los políticos de turno ...

CARTA ILUSTRADA

Contaminación visual en el Paseo de Córdoba

El Defensor del Pueblo Andaluz solicita al Ayuntamiento de Córdoba aclaraciones sobre la legalidad ...

CARTAS AL DIRECTOR / ESTADO DEL BIENESTAR

La indignidad de los Servicios Sociales Comunitarios

Me produce pudor y respeto hablar de ello, del deterioro y desgaste profesional de un servicio ...

CARTAS AL DIRECTOR / NUEVAS TECNOLOGÍAS

Atrapados en las redes

Caminaba con la cabeza agachada y sus manos enganchadas al móvil. Viviendo cada momento de su ...

   
1 Comentario
01

Por Pilniak 8:06 - 12.07.2019

Comparar a los abogados del Turno de oficio con los médicos de la Seguridad Social o del SAS no me parece una comparación que favorezca al Turno de oficio: 1) los médicos de familia de la Seguridad Social han aprobado un proceso selectivo, los abogados del Turno de oficio no; 2) a los médicos de familia del SAS los puedes escoger, a los del Turno de oficio los asignan, y para cambiarlo hay que reclamar posteriormente que no están actuando bien; 3) el médico de familia del SAS te atenderá las veces que haga falta en un horario fijo establecido pero el SAS y dando prioridad sobre cualquier actividad privada del médico, mientras que el abogado del Turno de oficio te dejará para cuando haya terminado con sus clientes privados, y te recibirá o contestará a tus llamadas cuando pueda; 4) si te hartas del médico de familia del SAS y te vas a uno privado, la Seguridad Social no te cobrará por el tratamiento, pero si te hartas del abogado del Turno de oficio y te vas a uno privado porque tu familia te preste dinero o por lo que sea, el abogado del Turno de oficio te va a cobrar a ti porque así cobra más rápido y te puede meter una minuta sin que previamente te hubiese comunicado un presupuesto para que puedas aceptarlo o rechazarlo como se hace con los clientes privados. Por cierto, la Junta les paga según tarifa del colegio de abogados, ¿desde cuándo eso es un maltrato? El asunto que nadie quiere plantear es que los abogados del Turno de oficio deberían ser funcionarios públicos y no abogados privados sufragados por la Junta, sería la manera de mejorar el servicio de la "justicia gratuita".