+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Trump y la política como negocio

 

Seguidores de Donald Trump, el pasado 6 de enero ante el Capitolio. -

Ricardo Crespo Ricardo Crespo
14/01/2021

Que un espacio institucional donde se reúne el poder político sea asaltado no es nada insólito. El  intento de derrocar un gobierno por la fuerza tiene ese objetivo simbólico. Nosotros  tenemos el caso del general Pavía, que se dice entró a caballo en el hemiciclo de las Cortes allá en el XIX; más recientemente,  el teniente coronel Antonio Tejero, pistola en mano el 23 F. Otros hechos  más transcendentes y notorios pudieran citarse: el Palacio de Invierno en Petrogrado por los bolcheviques,  el incendio de Reichstag en Berlín por Hitler, el bombardeo del Palacio de la Moneda en Santiago de Chile por Pinochet;  el cañoneo de la Duma en Moscú por Yeltsin...  Acciones violentas que cambiaron el curso de la historia.

Pero llamar golpe de Estado a lo que ha hecho el presidente de EEUU Donald Trump es una exageración. Este empresario se subió a su púlpito frente a la Casa Blanca cuando se iba a votar  la candidatura  electa  de su rival político Joe  Biden y arengó a una turba de iluminados para que marcharan  hacia el Capitolio en  protesta, al considerar que fue derrotado  en unas elecciones fraudulentas. Los norteamericanos creen lo que ven en la televisión o leen en Twitter  y no creen que los humanos descendemos del mono, aunque crean lo que dice Trump. Algunos  de estos devotos, como Jack Angeli, del grupo ultraderechista nazis Qanon, iba disfrazado de chamán y otros pues en traje de faena o de paseo  con su gorrita de beisbol con la  marca Trump.  Esto es indicativo, pues, aunque la Guardia Nacional, levantando inquietud, se retrasó más de lo debido en su misión de salvaguardar edificio y congresistas, no parece que hubiera detrás más apoyo que la de su propio ego y el fanatismo de sus adeptos. Detrás estaba Trump. El negocio Trump. Nunca en EEUU  el poder económico se había encarnado de ese modo tan descarnado en  el  poder político.

Ya en vísperas de las elecciones de 2016, cuya  victoria no creía alcanzar él mismo ni el mismo Steve Banon, que era el asesor de la campaña y ahora organizador de una rama de la internacional neofascista, Trump afirmó que, “incluso perdiendo, ganaba”. De aquí le viene eso de que Él no pierde nunca. Lo suyo era montar su propio show, que es lo que hacía en la cadena NBC con su programa Aprendiz, alcanzar popularidad y vender su nombre para un club de golf o un rascacielos.  La inesperada presidencia  le ha ido agrandando el ego y la cartera al nivel de la desesperación de la gente por el fracaso del neoliberalismo, y creo yo que asustar invadiendo  el Congreso era como hacer un eagle en un partido de golf. No sé si le impicharán (¿se dice así?), le cesarán o dimitirá, aunque se debería hacer todo junto ¡ya!, porque a  ese hombre, resentido,  no se le puede dar una segunda oportunidad.

* Comentarista político

Opinión

Galletas

Antonio Agredano

Tres años

Joaquín Pérez Azaústre

Las que sobraban

María Olmo

Lo bueno

María Jesús Monedero

El desánimo

Joaquín Pérez Azaústre

Blue Monday

María Olmo

Abrázame con la lectura

Lola Alonso del Pozo

A redropelo (y 3)

José Manuel Cuenca Toribio

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Despedida a Juan Antonio Díaz

Escribo emocionado por la pérdida de este gran amigo y actor, Juan Antonio Díaz Recasens. Nada ...

CARTAS AL DIRECTOR / distancia social

Pequeñas tiendas letales

Los especialistas advierten que las aglomeraciones en la calle no son tan peligrosas si las ...

CARTAS AL DIRECTOR / HIGIENE MENTAL

Reflexión y cerrazón

El depósito de sarro en la dentadura no solo puede representar un problema estético, sino que ...

CARTAS AL DIRECTOR / TARIFAS ELÉCTRICAS

El regalo de Reyes

Los españoles sabemos desde hace muchos años que el suministro eléctrico en España es el mas caro ...