+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Campo y ciudad

Troya

 

Según cuenta Homero el asedio extramuros de la ciudadela, que por lo pronto amparaba y protegía bajo la ley a sus pacíficos conciudadanos y a la que se deseaba conquistar, ha durado mucho más de lo inicialmente calculado, incluso tras haber incentivado a los alucinados y adocenados o engañados conjurados, prestos al botín, con la glorificación de las excelencias que se podían obtener y las muchas bonanzas celestiales derivadas de la empecinada ocupación propuesta. Las batallas para ello se habían hecho interminables y hasta se habían producido deserciones, algunas relevantes; varios dirigentes desertaron de entre las filas de los que iniciaron la contienda bélica, de los que, sin embargo, aún anhelaban por imponer sus intereses, de los que quieren hacerse con el mando y el paradisíaco poder. Mientras que Troya resiste al espartano y melenudo caudillo Menelao, esposado con la feraz Helena.

Cuando Ulises, que detenta la destreza de los que le precedieron en otras pasadas conquistas y mucho más avispado que el ignorante rey de Esparta, propone un cambio de estrategia: si no es posible entrar derribando las murallas desde fuera, habrá que conseguir que la tarea la efectúen los mismos troyanos, que tan confiados se muestran. Y que sean estos incautos los que faciliten el acceso a los que bien pertrechados, y ya en el interior de la fortaleza, derribarán como primera medida al rey Príamo, que tan ecuánime e impasible se mantiene a pesar del peligro que supone para la convivencia la zapa de todos aquellos griegos y aqueos. A fin de cuentas, la sangre viene a ser la misma, igualmente oscura y espesa, la derramen los helenos o los asaltados y pusilánimes habitantes de Ilion, que todavía resiste, ennegrecida por los incendios, agrietada por las embestidas.

Y comienzan los preparativos. El colaborador, que se encuentra dentro, ya ha sido emasculado por serpientes gigantes y otros monstruos. Habrá que construir un gran caballo de madera, a modo de ídolo abandonado, capaz de albergar en su vientre hueco a las fuerzas asaltantes y que los ingenuos troyanos admitan.

* Doctor ingeniero agrónomo. Licenciado en Derecho

Opinión

Virus

FRANCISCO Gordón

El fútbol de los clásicos

Manuel Fernández

Respeto por los géneros

José Manuel Cuenca Toribio

Retírate, Plácido

Emma Riverola

Patria

Joaquín Pérez Azaústre

Hablar para confundir

Ricardo Crespo

El otro

Emma Riverola

Anda, Andalucía

Francisco García-Calabrés Cobo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / ANDALUCÍA

A contracorriente

Por una u otra circunstancia nuestra región está abocada a nadar a contracorriente. Durante casi ...

CARTAS AL DIRECTOR / Agradecimientos

Ayuda al autismo

Aprovechando que el Diario CÓRDOBA nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro más sincero ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTOS

Al hospital Quirón

Hoy, 20 de febrero, al encontrarme mejor, desearía dar enormemente las gracias al Hospital Quirón ...

CARTAS AL DIRECTOR / MAYORES

Pensionistas y farmacia

Dicen que la constancia es una virtud. La reiteración de los pensionistas en sus reivindicaciones ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 8:53 - 20.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

UNIDAS nuestras argucias PODEMOS ASALTAR EL CIELO que apetecemos