+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Para ti, para mí

Las tres crisis de esta hora

Cultural, espiritual y política. Las tres exigen urgentes soluciones mientras la tormenta del covid sigue golpeándonos

 

Antonio Gil Antonio Gil
17/01/2021

Se cumple un año de la llegada de la pandemia y seguimos inmersos en plena tormenta, expresión empleada por el papa Francisco en su memorable mensaje a la humanidad, en marzo de 2020: «Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados». Y un año después, la tormenta continúa golpeándonos con fuerza, crecen los contagios y todos nos vemos inmersos en unos paisajes que fácilmente pueden conducirnos al desaliento. Como bien subrayó el Papa, «la tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades». Francisco se atrevió a poner el dedo en la llaga, señalando nuestros graves errores: «Codiciosos de ganancias, nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa. No nos hemos detenido ante tus llamadas, Señor, no nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo».

En plena «tormenta» -algunos analistas la califican como «tormenta perfecta»-, estas palabras del Papa han de hacernos reflexionar seriamente sobre esas tres crisis que exigen urgentes soluciones: la crisis cultural, espiritual y politica. El materialismo que nos envuelve es el rey que nos demanda sacrificios humanos, atrofia la fe y nos deja huérfanos de trascendencia. Ese rey al que confiamos nuestro destino decreta la expulsión de todo lo que pueda turbar el disfrute del «aquí y ahora». Si el siglo XVIII entronizó la razón, el XIX y el XX «endiosaron» la ciencia. Ella es la única que puede salvarnos: Elimina y previene enfermedades terribles y nos aporta comodidades en todos los terrenos de la vida. Muy unida a la crisis cultural, que nos ha impuesto el relativismo en campos tan esenciales como la verdad, los valores fundamentales de la persona humana y hasta de la misma democracia que parece reducida solo a la dialéctica de las mayorías de votos, tenemos la gran crisis espiritual que atravesamos, sobre todo, con el fenómeno generalizado de la secularización. Dios prácticamente no cuenta en la vida diaria y en la vida social, se prescinde de Él y se vive como si Dios no existiera. Y unida a estas dos crisis, tenemos, además, la crisis politica que tanto influye en la manera de ser, de valorar, de edificar y de caminar juntos hacia el bien común. «En la politica -señalaba hace unos días el cardenal Antonio Cañizares- parece que lo que importa sea el poder y el éxito o el beneficio material, olvidando bastante que la politica debe ser una de las dimensiones básicas para la paz, la convivencia y la concordia». Sería un grave error, en plena tormenta, plantear el dilema de «vencedores y vencidos», como ocurre siempre al finalizar las guerras.

Por eso, el papa Francisco nos señalaba la verdadera solución: «En medio de nuestra tormenta, el Señor nos invita a despertar y a activar esa solidaridad y esperanza, capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar». Nos viene como anillo al dedo recordar aquellas palabras de Luther King: «Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos». Y eso que nos va en ello la vida, la supervivencia.

* Sacerdote y periodista

Opinión

Lo nuestro

Antonio Agredano

Los nombres de Andalucía

Manuel Fernández

Hitos andalucistas en Córdoba

Miguel Santiago Losada

Una creencia

Joaquín Pérez Azaústre

Lo pesado

Joaquín Pérez Azaústre

Córdoba y el Ejército (y 4)

José Manuel Cuenca Toribio

Ser A-n-d-a-l-u-z-a

Ana Castro

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / LA EXPLOSIÓN DE GAS

País de justicia archivada

Un nuevo escándalo judicial en un caso con cuatro muertos, diez heridos y docenas de personas ...

CARTAS AL DIRECTOR / Al AYUNTAMIENTO

Política de multas en la ciudad de Córdoba

Con motivo de una feliz estancia en su maravillosa ciudad nos trasladamos el mes de octubre a ...

CARTAS AL DIRECTOR / DEPORTES EXTREMOS

Demanda de un nuevo ‘skatepark’

Actualmente vivimos una crisis que afecta al deporte, en concreto a los deportes extremos en lo ...

carta ilustrada

Héroes de la residencia del Figueroa

Confieso que he vivido... Los héroes de la residencia del Figueroa. Antonio, "te cambiará la vida, ...