+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La retranca

Traición

 

Jesús Vigorra Jesús Vigorra
14/01/2018

Desde que la Fura del Baus metió mano en la ópera --filón que, por cierto, encontró en Granada con la puesta en escena de la Atlántida ante la catedral-- nadie puede garantizar que una obra se muestre en el escenario tal como su autor la creó y escribió. Ahora ha sido en Florencia, en el teatro Maggio Musicale, donde a la ópera Carmen, la más representada de todo el repertorio lírico, le han cambiado radicalmente el final. Ya no es el celoso Don José quien mata a la cigarrera gaditana sino justamente lo contrario: Carmen es la que acaba con la vida del militar, con la idea de hacer justicia poética por las mujeres asesinadas en Italia. El cirio que se ha montado entre ortodoxos y modernos aún continua desde el pasado domingo, cuando se consumó la traición, mientras los autores siguen desprotegidos ante el acoso y derribo de directores excéntricos. Eso sí que es abuso de poder y maltrato a los escritores que no pueden defenderse, la mayoría están muertos. Estos directores no se atreverían si estuvieran vivos y dieran con un Antonio Gala, que le cantó la traviata a Vicente Aranda, quien cometió con su novela La pasión turca, cuando la hizo película, la misma traición que ahora se ha cometido en Florencia con la Carmen de Bizet. Aunque esto sea una osadía por mi parte, cada vez que voy a la ópera salgo convencido que, de media, a todas les sobra una hora larga pero, ¡ay! la música no se toca, con la partitura no hay quien pueda porque es el director musical el que tiene la batuta y ejerce el mando desde podio, a pesar de estar en el foso, y no hay quien le quite cuatro compases a la obra. El celo de los músicos con sus maestros les honra, pero con lo que antes se decía «el mensaje» no hay quien haga carrera, y es así como además de los retretes en los que sentó Calixto Bieito a los cantantes de un Ballo in maschera, yo he visto a Rigoletto vestido de astronauta, por las veleidades de un director creativo. Todo esto viene a cuento de querer corregir en el teatro lo que nuestra sociedad no es capaz de atajar: el asesinato de mujeres a manos de sus maridos, novios o amantes. Una brutalidad, un manchón, una tragedia real, no como la de Carmen, que se sufre cada día en Italia, España y en toda Europa. Son cosas distintas, Carmen es una mujer que por ejercer su libertad ha de morir, porque no es un ser libre; lo mismo que Mariana Pineda, que muere diciendo «Yo soy la libertad, porque el amor lo quiso», y no puede venir ningún zascandil a cambiar ese final y que sea Mariana la que mate al asqueroso de Pedrosa. Porque de lo contrario acabaremos quemando las bibliotecas públicas y privadas libro a libro, y todos seremos más ciegos y más gregarios.

* Periodista

Opinión

Irene Montero y el lenguaje

Joaquín Pérez Azaústre

Feminismo 2.0

Irene Ramos Zafra

¿Dónde está el río

Manuel Fernández

Estamos todas ahí, el 8M

María José Moruno López

Regalo envenenado

José Zafra Castro

Democracia plena

Manuel Torres

Alcaracejos

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores
FELICITACIÓN

A Federico Roca

Tras haber sido otorgada al Real Círculo de la Amistad de Córdoba la Medalla de Andalucía también ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

Jóvenes en pandemia

Pronto llevaremos un año inmersos en esta catástrofe sanitaria, que tan lejana creíamos y que ...

CARTAS AL DIRECTOR / DISCAPACIDAD

Denuncia para el HURS

Mi reclamación, queja, o denuncia es para poder expresar la indignación que sentimos las personas ...

CARTA ILUSTRADA

Hambruna y pandemia

Hay muchas personas que nunca piensan en los dramas sociales que la pandemia ha causado en un gran ...