+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Dame fuego

Traición al régimen

 

David Márquez David Márquez
10/04/2020

Los descubrí después de la lluvia, desde una ventana (no diré dónde), allí en un campo barrido pocos días antes por el herbicida, donde sobrevive un pequeño grupo de adultos limoneros. Primero escuché a los niños; eran tres. Ya los enfocaba con mis binoculares cuando apareció la rubia, mujer en la treintena, acompañándolos en su escapada. Salí al bancal sigilosamente; uno de ellos se detuvo, enfocándome desde la lejanía, para volverse corriendo y soltar algo como «¡hay un hombre!». Los otros imitaron a su compañero y modificaron sus posiciones. Yo dejé de mirar, callado (lo confieso), y entré en la casa mientras me llegaba la voz tranquilizadora de la mujer. Una vez más rescaté los binoculares buscando la escena. Allí se movían los cuatro, detrás de una fina película de lluvia, protegidos bajo los árboles, atrapando limones: mujer y tres niños. Confieso (que mi conciencia me perdone) que comencé a relajarme y sentir verdadera simpatía hacia ellos. Nimbostratos bien cargaditos iban alternando las sombras del encuadre, con la mujer de espaldas y los pequeños correteando, aplicados en su cometido. Entonces recordé mi deber como ciudadano responsable y obediente al Protocolo, e imaginé la posible secuencia ahí abajo, si decidía llamar a las Fuerzas y Cuerpos. Tendría que prevenirles para que actuaran con precaución, aparcando el coche patrulla más arriba, con el fin de cazar a los infractores por sorpresa. Nada menos que cuatro, ¡cuatro personas al aire libre, paseando juntas! Imaginé el discurso conminatorio del Soldado, la multa y disciplinada retahíla por el bien de ellos y ella, todos y toda. Y aquí experimenté una desagradable sensación de idiotez profunda. Algo que no me gustó nada y que se evaporó cuando persistí recreándome en la fabulosa, bucólica escena de la mujer y los niños robando limones. Así estuve un buen rato, en paz absoluta, y gocé, lo admito. ¡De acuerdo, enciérrenme, sí, y que el Bendito Ministerio se apiade o me lleve preso! Lo aceptaré con el primer mandamiento del Régimen: Responsabilidad.

(Nota: poned más glifosato, chicos, y añadid algo de lejía también, por si acaso vuelven).

* Escritor

Opinión

Jugar con el límite

José Juan Luque

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

La pérdida de la inocencia

LUIS Galán Soldevilla

Help

María Jesús Monedero

Tiranía de las mentiras

Antonio González Carrillo

Malabares con platos chinos

Mercedes Valverde Abril

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...