+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La clave

Trabajar en pandilla

 

El escritor Javier Pérez de Andújar. -

Isabel Sucunza Isabel Sucunza
25/03/2019

He coincidido trabajando con Javier dos veces: en la primera nos veíamos las caras y en la segunda no, porque el primero era de aquellos trabajos de los de hacer cosas en equipo y el segundo era de los de sálvese (y pague sus cosas) quien pueda, siendo esta última una manera mucho más actual de vivir la vida, se conoce.

Javier es un tipo que impresiona porque lo mismo te escribe un libro sobre cosas que habla con su madre cuando va a pasear con ella todos los domingos que te escribe un diccionario de cosas que aunque de entrada tú dirías que no las conoces bien, puestas en sus palabras, te suenan todas familiares y te da la impresión de que también son tuyas. Porque lo son, claro: es lo que tiene la cultura popular, que la tenemos, más que por haberla estudiado, porque ella misma nos empapa, y dejarse empapar es lo más fácil del mundo: todos nacemos empapados..

La última (novela, digo) de Javier se titula La noche fenomenal. Es un libro de aventuras que a mí, mientras lo leía, me recordaba un poco a Scooby Doo por la cosa que tiene el grupito protagonista de pandilla torpona integrada por miembros muy diferentes entre ellos, de la unidad de la cual depende la resolución de cosas muy importantes y muy estrafalarias.

El libro de Javier va de gente que trabaja unida para vencer peligros muy gordos que vienen de un mundo que es igualico que el suyo pero que se ha ido a la mierda y que amenaza con llevárselos con él. O sea, lo mismo que el mundo laboral.

La gente (mucha) suele trabajar (junta o separada) para muy pocos, siendo estos pocos quienes se encargan de coordinar a toda esa gente para ponerla al servicio de un fin superior; de un sistema económico, el que toque, ante el cual nosotros, como individuos, valemos lo que vale un peón, o sea, poco; por eso los peones de la fábrica se llaman como los del ajedrez: porque valen poco si no se saben mover.

El libro de Javier Pérez Andújar va de gente que trabaja junta para no achantarse ante amenazas que solos no podrían abarcar. A mí me ha gustado porque me recuerda mucho a cuando trabajábamos en cuadrilla, no como ahora que parece que andamos todos alquilándonos por individual.

* Librera

Temas relacionados
 
Opinión

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

La ejemplaridad perdida

Ramón Punset

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

Un último (mal) servicio

DIARIO CÓRDOBA

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Adiós a todo eso

Miguel Ranchal

Mucho más carilla

Ricardo Rivera Pereira

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...