+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Títeres y titiriteros

Los enfrentamientos callejeros, pese a sus imágenes impactantes, no consiguen disimular un escenario de infantilidad

 

Una imagen de los disturbios callejeros en Barcelona. -

Carlos Cabrera Carlos Cabrera
22/10/2019

A pesar de lo impactantes que puedan parecer las recientes imágenes de los enfrentamientos callejeros en las ciudades catalanas entre supuestos independentistas y los cuerpos de seguridad del Estado, no consiguen disimular un escenario de palpable infantilidad. Una caterva de niñatos casi adolescentes aprovechando la oportunidad de vivir su propia «guerra» de juguete contra unas fuerzas del orden que cuidan más de que no se lastimen que de ejercer represión contra ellos. Una ocasión única para demostrar ante sus mojigatos padres catalanistas que ellos son capaces de ir más allá, que ya no les pueden decir nunca más que recojan su cuarto porque se han hecho merecedores de respeto y consideración quemando un contenedor de basura. Buen momento para reforzar con sus impersonales «amigos» de red la pertenencia a ese grupo virtual que nunca había tenido la oportunidad de realizar una actividad tan excitante fuera de la pantalla del móvil. La puesta de largo de una generación Z que hasta ahora había sido tan fácil de ningunear por sus mayores. Unos imberbes nacidos en una sociedad manipulada, formados en un autonómico sistema de enseñanza adoctrinante, desinformados por unos medios de comunicación mediatizados, carentes de perspectiva histórica objetiva y enardecidos de un supremacismo imaginario que les han contado. Me parecen lamentables. Cuando con el tiempo lleguen a madurar, imagino que se sentirán avergonzados de la carencia de personalidad que les llevó en estos años mozos a ser simples títeres de unos oscuros titiriteros que los manejaban tras el telón. Es un deber para con los jóvenes fomentarles desde niños personalidad, pensamiento crítico, y curiosidad en el aprendizaje para que lleguen a alcanzar la capacidad de tener un libre albedrío que les permita tomar sus propias decisiones. Es lo único que les puede ofrecer un salvavidas contra las corrientes ideológicas o de pensamiento que en todo momento, y más en estos tiempos de comunicación (que no información) desaforada, nos pretenden arrastrar a todos. Ante hechos como los que estamos presenciando, da la impresión de que en las últimas décadas se ha perseguido desde la política educativa justo lo contrario. El mentecato ignorante y sin ideología alguna ni criterio propio, ese que por no señalarse ante los miembros de su cuadrilla en la herriko taberna acaba integrado en ETA pistola en mano buscándose la ruina propia y ajena, fue brillantemente descrito por Fernando Aramburu en su novela Patria. Estos jóvenes «independentistas» catalanes (muy importantes las comillas) que hoy se enfrentan a los policías y causan desmanes no se alejan mucho en sus motivaciones de ese pazguato de la novela. Cosa que no deja de tener peligro. La demostrada maleabilidad de estos jóvenes, permitirá a sus titiriteros subir el tono de la escena hasta donde crean conveniente si antes no son atajados. Son sobre todo sus padres, si aún les queda algo de los valores aludidos, quienes deberían obrar como tales cortando los hilos que manipulan a sus hijos. Los jóvenes son el tesoro de cada generación, el futuro de cualquier sociedad en todo tiempo y lugar, y estos jóvenes catalanes de hoy no lo son menos. Si los activistas del independentismo con más edad han tomado su decisión ellos sabrán, a los jóvenes no se les puede cargar desde el principio con mochilas heredadas.

* Antropólogo

Temas relacionados
 
Opinión

Jugar con el límite

José Juan Luque

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

La pérdida de la inocencia

LUIS Galán Soldevilla

Help

María Jesús Monedero

Tiranía de las mentiras

Antonio González Carrillo

Malabares con platos chinos

Mercedes Valverde Abril

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...

 
 
1 Comentario
01

Por vecino 8:15 - 22.10.2019

Señor Cabrera en su faceta de antropologo me gustaría que se dedicara también a los incendios de asentamientos de migrantes que hemos tenido en Lepe, es un problema que le pilla más cerca. El pasado lunes 14 de octubre unas 200 personas "lo han perdido todo en el que, hasta la fecha, ha sido el mayor incendio ocurrido en los asentamientos de la provincia, unos a manos del fuego y otros a mano de las excavadoras". "Las entidades sociales llevamos años denunciando las graves condiciones de exclusión social que sufren estas personas y de la posibilidad de que hechos como el ocurrido pudiesen pasar, sólo hay que echar la vista atrás para constatar que los incendios en los asentamientos de la provincia rondan la veintena en lo que va de año", han proseguido.