+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Taxidermia

 

Primero te mataron el alma, haciéndote creer que eras libre, y te creíste libre. Luego vendiste tu vida hasta la sangre y todas las palabras, y pervertiste la verdad. Luego llenaste tu vacío con paja, con corcho y vanidades. Cambiaste tus huesos por alambres; tus venas, por aire y por olvido. Y donde hubo un cerebro y se escuchaba un corazón, ya no saltan dudas ni zozobras, solo apariencias y vacío, una piel sin estremecimiento y esa pose congelada de iniciar un movimiento desde lo que dices ser la plenitud de tu horizonte. Eres sólo una sensación de certeza y libertad, de poder llegar más lejos y más lejos. Eres sólo el aspecto de la sabiduría, como si poseyeses los arcanos de la existencia. Tu boca se abre con la forma de un grito de inmortalidad, pero tu lengua es de escayola, y nunca volverá a salir de ella el cálido aliento de la esperanza. Ya no tienes miedo, ni vértigo, ni dudas, ni te muerde la angustia con sus incertidumbres. Eres solo la apariencia de dominar el misterio de la vida, del tiempo y de la eternidad. Quien se pone ante ti te admira y te pregunta, pero tú sigues mirando impasible al hueco que posees del amor y de los sueños. Te crees para siempre fuerte, y que la muerte ni rozará tu esencia. Te crees alguien ante quien llega a ti, porque ya no te cansarás jamás, ni llorarás, ni te mostrarás débil en el suelo, ni te dañarán la noche ni la desesperación; siempre igual, sin cansarte, sin dar ni recibir, sin reír o estar triste. Te crees que has llegado a tu dominio y que ya no necesitarás a nadie, ni siquiera a Dios. Te crees que puedes vivir sin amor porque solo expresas poder y lejanía, porque tu reino es el silencio, la soledad y el frío de ser la muerte siempre. Por eso tu mirada solo es un abalorio de cristal. Solo te quiere el gorgojo de la melancolía, que orada tus cavernas y te convierte en polvo; y crees caminar, arriesgarte, luchar, aventurarte, alcanzar la cima más alta, pero eres la nada siempre.

* Escritor

Opinión

Trabajar en pandilla

Isabel Sucunza

La mascota

Ricardo Rivera Pereira

Se hizo justicia

Ruth Ferrero-Turrión

Curados de espanto

Antonio Moral Muñoz

Incertidumbre en Argelia

Ricardo Crespo

Este inglés no renta

MARÍA ANTONIA Vaquero

Juana Castro

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Abascal e Iglesias la arman

                Los extremos se tocan y se pelean porque luchan por apoderarse de los mismos ...

CARTAS AL DIRECTOR / ESPAÑA

Historia en positivo

Hubo que esperar a la muerte del dictador y a la Constitución de 1978 para desagraviar a los que ...

CARTAS AL DIRECTOR / Sensibilidad

Dog Lennon

«Disculpe, tendría usted un recipiente para que mi perro bebiera agua?» Mientras preguntaba esto ...

CARTAS AL DIRECTOR / ANTE el 28-A

Militares y política

Según el artículo 224 de las Reales Ordenanzas de las Fuerzas Armadas, los militares al alcanzar ...