+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Supervivencia

 

Supervivencia -

Jenn Díaz Jenn Díaz
12/08/2019

Hace ya algunos meses que el debate víctima/superviviente se ha instalado en todos los debates sobre violencias. Parte de la sociedad no aceptará nunca que seas víctima si, a sus ojos, ya te has recuperado. Para que los demás consideren que te has recuperado solo necesitas salir a la calle y sonreír. Por eso los abogados de una de las tantas manadas que recorren nuestras calles contrataron a unos detectives. La sociedad va a buscar siempre, siempre, una excusa para no valorar tu dolor, sobre todo el que no puede verse. Antiguamente, el duelo debía explicitarse con la ropa negra, y teníamos que ir marcadas a todas partes, para que todo el mundo supiera que éramos viudas, o huérfanas, y que sufríamos y sufríamos.

Ahora no pueden etiquetarnos. Porque pasamos de víctima a superviviente cuando podemos, sin hacer ruido y sin pedir permiso. Y no nos marcan de por vida, y somos capaces de pasarlo bien y al mismo tiempo estar profundamente dolidas. Es algo que no podrán entender los que quieren decidir por nosotras cómo de grave es nuestro dolor, los que quieren interpretar las señales de nuestro miedo como consentimiento; no podrán entenderlo los que creen que son dueños del espacio público y que están legitimados para hacer lo que quieren con nosotras. Cómo lo van a entender, si siguen cuestionando la ropa que llevábamos o cuánto nos lo merecíamos.

Ahora, una campaña en Andalucía nos muestra una mujer sonriente y nos dicen que ha sufrido maltrato, pero que de la violencia se sale. El espacio de tiempo que hay entre el maltrato y la sonrisa no nos lo muestran, no nos lo cuentan. La mujer de la fotografía no tiene voz, no hay testimonio. Nos dicen que ya podemos sonreír, nos autorizan para convertirnos en supervivientes, y nos dicen cómo se nos puede ver después de un maltrato. Venga, no te quejes tanto, si esta mujer de la foto puede sonreír, tú también puedes. Pero no nos quitamos el luto para que ahora nos marquéis, otra vez, cómo superar el dolor. Y cuándo.

* Escritora

Opinión

Caballerizas

Magdalena Entrenas

Pablo y el vicepresidente

Miguel Aguilar

Contar las olas

Juan Gaitán

Nacional populismo

Francisco García-Calabrés Cobo

Quién quiere ser popular

Mónica Vázquez

Modelos de mujer

Rosa Luque

Mayores niñatos

José Manuel Ballesteros Pastor

Lazarillo

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTAS

Bebés abandonados

Dónde hemos ido a parar

CARTAS

Conocimiento veraz

Si nos quitan la cultura, la historia y la libertad ¿Qué seremos?

CARTA ILUSTRADA

Sobre la cruz de Aguilar

Algunos políticos creen tener el derecho de criminalizar las creencias privadas y las públicas, ...

CARTA ILUSTRADA

Despedida a Juan Antonio Díaz

Escribo emocionado por la pérdida de este gran amigo y actor, Juan Antonio Díaz Recasens. Nada ...