+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA RUEDA

El subsuelo

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
07/08/2020

No tengo memoria desde el 31 de julio al filo de la media noche, cuando mi móvil, ese que recogía mis pensamientos y reflexiones, las fotos de momentos irrepetibles, algún capítulo de mi vida novelado y hasta mis claves secretas, se apagó y no volvió a reiniciarse. Pasé primero la fase de rabia en el km. 0 de mis vacaciones; luego, la fase de incredulidad, repitiéndome «¿cómo es posible que algo así me ocurra el 31 de julio?»; enseguida llegó la fase de reacción -muy importante en la vida si ante un contratiempo no quieres quedarte colgado en un bucle que te arrastre sin retorno-; para alcanzar finalmente la fase de aceptación: el móvil ha muerto, no voy a recuperar «mi» memoria y como hay cosas que no ocurren por casualidad -¿o si?- voy a empezar a recuperar lo que pueda y olvidar el resto... ¿Una señal del destino sobre un año particular?

Sin móvil, abro uno de los libros que traigo, El subsuelo, de David W. Wolfe, un viaje iluminador sobre lo que no vemos, para quienes estén interesados en los retos medioambientales y en descubrir qué hay debajo de nuestros pies. Las primeras citas me recuerdan que Leonardo Da Vinci, hace 500 años, ya dijo «sabemos más del movimiento de los cuerpos celestes que del suelo que pisamos», y me voy adentrando en un mundo desconocido y en los graves errores que cometemos al basarnos excesivamente en la experiencia visual para definir una realidad que no es tal. El libro está plagado de datos sorprendentes y me lleva a descubrir que solo conozco una fracción ínfima de la vida. Como ejemplifica Wolfe, pensemos en una manzana. La vida, esa que es visible cuando miramos hasta el cielo, es como la piel fina de la manzana: debajo es donde está la carne dulce y las semillas, en el centro del corazón. Siempre es más lo que hay debajo que lo que vemos. Y ahí estaba cuando llegó el jueves y descubrí que el artículo que tenía escrito para hoy también se esfumó con mi móvil. Segundas partes nunca fueron buenas, así que reescribirlo no era una opción... ¿Escribir del Rey emérito y sus razones para irse del país? ¿Reflexionar sobre el gran maestro, el profesional del pundonor en la plaza y sus repentinos ojos de corderito degollado? ¿Opinar sobre el culebrón del fútbol en esta ciudad?... No, Wolfe me ha descubierto que no soy nadie para hablar de las razones de un rey, de las de un hombre enamorado, o de las de quienes hablan poseídos por sentimientos irracionales ¿y saben porqué? Porque lo que se oculta en el «subsuelo» de todo ello es mucho más de lo que vemos, así que ¿quiénes somos para juzgar sin excavar ese subsuelo?

Opinión

Retorno al Camino de Santiago

José Cobos Ruiz de Adana

Payaso maléfico

Diario Córdoba

Payaso maléfico

LOLA Ester

Retorno al Camino de Santiago

JOSÉ Cobos Ruiz de Adana

Mis sandalias

José Manuel Ballesteros Pastor

Plañideras del deshonor

Francisco Gordón Suárez

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...

 
 
1 Comentario
01

Por aloecarmen 15:03 - 07.08.2020

Querida amiga, Me ha encantado tu columna tan fresca, sencilla y sincera como tú misma. Te agradezco en el corazón que hayas roto los moldes informativos a los que todos estamos sometidos cuales borregos, y nos muestres una vez más tu espíritu flexible. Cómo el junco.