+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tormenta de verano

Solidaridad

 

La Reina Sofía, en su reciente visita al Banco de Alimentos de Córdoba. - SÁNCHEZ MORENO

Llevadera es la labor, cuando muchos comparten la fatiga, escribía Homero. Si hay un calificativo que identifique al mes de diciembre, sería el mes de la reivindicación y la solidaridad. En el mismo se concentran jornadas mundiales a favor de los derechos humanos, contra el sida, contra la esclavitud, a favor de las personas con capacidades diferentes, de reconocimiento del voluntariado, de las personas migrantes, de atención a diversas enfermedades, de todos los inocentes. En estos días se prodigan las galas y comidas humanitarias, los telemaratones solidarios y los sorteos benéficos. Es el mes para caer en la cuenta, para mirar y atender a quienes quedan en las cunetas de los fracasos y las frustraciones, a los excluidos del sistema, a los necesitados de recursos, también de abrazos y, sobre todo, de justicia. Por eso, no concibo la solidaridad sin reivindicación. No es un gesto puntual y sensiblero, sino una toma de conciencia sobre la naturaleza de los seres humanos «nacidos libres e iguales en dignidad y derechos» que compromete nuestras acciones todo el año.

La solidaridad, ese sentimiento de unidad que nos mueve a dar sin esperar recibir nada a cambio, debería ser el idioma universal. Es la evolución de la ética, sobre la base de muchos valores humanos que hemos adquirido desde la infancia y que conjugan aquello que somos: lealtad, compañerismo, empatía, amistad, amor, respeto. La solidaridad se aprende, y es una responsabilidad de todos educarnos en ella. No mirarnos el ombligo «caiga quien caiga» desde el egoísmo que caracteriza este poscapitalismo desbocado, sino salir al encuentro y al rescate de tantos otros. La globalización mal entendida consiste en «todo para mí», que nos lleva a concebir al hombre como lobo para el hombre, que dijo Plauto. La aldea global en la que podemos convivir, sin embargo, es aquélla en la que todos tienen sitio, porque todos tenemos la misma dignidad y los mismos derechos. El hombre como ser sagrado para el hombre, que diría nuestro paisano Séneca.

La reciente visita de la Reina Sofía al Banco de Alimentos Medina Azahara de Córdoba supone, además de un reconocimiento al trabajo continuado y desinteresado a favor de los más necesitados de esta Entidad que tanto bien está haciendo de la mano de su presidente, Carlos Eslava, y de cientos de voluntarios, una llamada de atención a la importancia de la solidaridad en nuestros días. Nos enseña que la misma no queda en una solidaridad a distancia, con las calamidades, guerras y siniestros que ocurren a cientos de kilómetros, al otro lado de la televisión o las noticias, sino que también nos conmueven las situaciones de quienes tenemos más cerca y pasan tantas veces desapercibidas para nosotros. Que no sea una solidaridad superficial y momentánea, cortoplacista y evanescente, sino que sea comprometida y encuentre su continuidad en la coherencia de nuestra vida y en nuestras obras. Que no sea una solidaridad supérflua y de sobras, sino un compartir verdadero orientado y presidido por la gratuidad. Solidaridad que escucha, más allá del sinsentido de nuestros ritmos y horizontes, para no confundir el grito de los más pobres y vulnerables, de quienes no tienen un trabajo digno ni apenas lo imprescindible para pasar el día. Apliquemos esa solidaridad horizontal que implica respeto mutuo. Como diría el uruguayo Eduardo Galeano «mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo». No esperes. Es tu hora.

* Abogado y mediador

Opinión

Un último (mal) servicio

DIARIO CÓRDOBA

Adiós a todo eso

Miguel Ranchal

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Apocalípticos

Antonio González Carrillo

De todo mal puede surgir un bien

Juan Balsera Santos

Mucho más carilla

Ricardo Rivera Pereira

Ficción

Miguel Donate Salcedo

No con mi nombre

Silvia Cóppulo

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 8:47 - 13.12.2019

Este lector comparte desde el fondo de bondad que respira el Sr. Escribidor hasta la letra con que expresa sus sentimientos hacia los demás. Lo que pasa es que me falta decir que eso del mes de la reivindicación es una reducción de la necesidad diaria de la solidaridad, porque no hay un minuto bajo el sol que no existan millones de seres humanos que no son tratados con la equidad que su dignidad e igualdad en derechos y deberes nos impone. Me falta por decir que la solidaridad nace del sentimiento ante lo injusto; por eso, me falta decir que me he decepcionado un poco ante la invitación a ser solidarios horizontales y no he escuchado el grito reivindicativo de que la justicia se imponga pese a quienes no la sienten como imprescindible si queremos la equidad, que no la igualdad, entre los seres humanos. No vaya a ser que con la solidaridad lavemos nuestra conciencia dejando la justicia en el rincón de los que estorban.