+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La rueda

Si es rosa y es más caro, es para mujeres

 

Carmen Domingo Carmen Domingo
01/07/2019

Hace unos años, Ellen Degeneres, la famosa comediante y presentadora de televisión, dedicó uno de sus monólogos a la última línea comercial que había sacado Bic: un bolígrafo para mujeres. La ironía que utilizó -«vienen sin instrucciones. No sé si sabremos usarlos»-, no tardó en hacer su efecto en redes y la marca prometió revisar su, por entonces, «producto estrella», que se vendía a doble coste que los normales, dicho sea de paso.

Hubo más casos: los encendedores de cocina para chicas, las maquinillas de afeitar para chicas, los tapones de oídos para chicas e, incluso, los martillos para chicas. Todo el mundo pensaría que a la luz de todos estos fallidos ejemplos, en tiempos de MeToo y de reivindicaciones feministas del 8-M, las empresas habrían aprendido. Que entenderían que no hay que hacer productos específicos para nosotras. Que las mujeres calculamos, escribimos y damos golpes de martillo del mismo modo que los hombres, sean o no rosas los productos y que, claro está, por el hecho de ser rosas no tienen que ser más caros. Hace poco fue Casio, la popular marca de relojes y calculadoras, quien, en otro alarde de lucidez marketiniana, se decidió a innovar incluyendo entre sus productos una calculadora para mujeres. «Queremos que las mujeres trabajadoras tengan una mejor experiencia al usar calculadoras que se adapten perfectamente a sus entornos de trabajo». Ni que decir tiene que también recibió críticas furibundas.

Pues bien, no.

Hace unos días Xiaomin, el gigante asiático, decidió que nosotras necesitamos un móvil específico, «centrado en los selfies» y con un buen número de aplicaciones pensadas para potenciar la belleza que, a su juicio, es lo que más nos interesa. Lo sorprendente no es que una marca quiera vender, y modifique sus productos para ello, lo sorprendente es que todavía crean que creando un producto específico para mujeres lo vayan a conseguir. O peor, que crean que eso es feminismo o guiños al feminismo. En nuestra mano está, en la de todos, hacerles entender que no compraremos sus productos.

* Escritora

Temas relacionados
 
Opinión

Machado

Manuel Muñoz Rojo

Un reto de ciudad (y 2)

Desiderio Vaquerizo

El tiempo prestado

Miguel Donate Salcedo

Enfermeras

María Olmo

Autonomía, autonosuya

José Manuel Ballesteros Pastor

Sucedió hace 40 años

José Javier Rodríguez Alcaide

Pin parental, familia y educación sexual

José Antonio López García

23F

Francisco Dancausa

Lectores
cartas

Más sobre vacunas: La no vacunación de los mutualistas funcionarios

Hemos llamado repetidamente a esa delegación solicitando que nos detallen por qué mi madre de 91 ...

CARTAS

Más pobreza: Llamada al corazón

No sé si es una experiencia general pero --desde que empezó la pandemia-- me preguntan muchas más ...

CARTA

Alimentos andaluces: Tirar piedras a su tejado

Entre la variopinta composición del Gobierno de España, hay un andaluz, de Málaga por mas señas, ...

CARTAS

Vacunación: «Lo público»

Pocas veces se reconocen los méritos de «lo público». Hoy yo quiero hacerlo, diciendo en voz alta ...