+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

En lo que sí debemos meternos

 

Emma Riverola Emma Riverola
30/01/2018

No nos metamos en eso, dijo el hombre inmóvil. El político de la parálisis, de la inacción. El presidente que deja que los problemas se pudran, que todo empeore, que todo se desmorone a su alrededor mientras él, contra todo pronóstico, sobrevive.

No nos metamos en eso, pronunció en tono templado, casi íntimo. Como si las fuerzas contra las que debería enfrentarse fueran demasiado colosales, tanto que más vale no molestarlas. ¿Para qué perturbar el mundo empresarial con menudencias como la desigualdad salarial entre hombres y mujeres?

Según los últimos datos publicados por Oxfam Intermón, las mujeres son el 73,9% de la población trabajadora con los salarios más bajos y solo el 34,5% de los salarios más altos. Las mujeres van desapareciendo de la escena laboral a medida que ascienden en la escala salarial. ¿Esa discriminación que lastra las aspiraciones profesionales de las mujeres no es tarea del Gobierno? Si en eso no nos metemos, ¿podemos entender que este Gobierno solo trabaja para la mitad de la población?

El «no nos metamos en eso» de Mariano Rajoy, llega unos días después de que Islandia haya aprobado exigir por ley la igualdad salarial entre hombre y mujer. Es la diferencia entre la derecha y la izquierda, podemos pensar. Pero no. Porque la coalición de gobierno islandés es tan diversa como sorprendente y acoge tanto a partidos de la derecha tradicional como al Movimiento Izquierda Verde, al que pertenece la primera ministra.

Sí, podemos, debemos meternos en la igualdad salarial. También en la obligatoriedad de los permisos de paternidad, la única medida que hará que las carreras de hombres y mujeres sufran las mismas interrupciones. También en los horarios extendidos, que convierten el trabajo en territorio hostil para las madres. O en la red de guarderías públicas, imprescindible para que el cuidado de los niños no recaiga en la mujer, generalmente el sueldo más prescindible.

La organización social pone todas las trabas, los roles tradicionales se encargan del resto. Y el deber de la política es meterse en eso.

* Escritora

Opinión

El milagro

Manuel Fernández

La superioridad catalana

José Manuel Cuenca Toribio

Corta-pega

Nerea Vadillo

Épocas

Joaquín Pérez Azaústre

Sin cuerpo estás mejor

Najat El Hachmi

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PROTESTA SOCIAL

A vueltas con las pensiones

Una vez más dando murga hoy en la tele con la paga de las pensiones. Somos 9 millones de ...

CARTAS AL DIRECTOR / PEDRO SÁNCHEZ

Plagiando hasta los errores

Dicen que es el colmo de la estupidez entre los que copian con descaro, ya sea en la escuela, en ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Al Reina Sofía

Estoy muy agradecido de corazón a todo el equipo de profesionales de nuestro hospital Reina Sofía ...

CARTAS AL DIRECTOR / MAYORES DE 45

Los excluidos

He dejado pasar un tiempo, más que nada por el cabreo. El Gobierno aprobó en julio una fusión de ...