+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Ser o no ser prostituta, esa es la cuestión

 

Carmen Domingo Carmen Domingo
22/09/2019

Hace unos días, como reacción a unas jornadas sobre el trabajo sexual convocadas en la Universidad de A Coruña (luego las anularon), la prostitución ha vuelto a ser tema de debate. La prostitución, estaremos de acuerdo, es unas de las formas más ruines y mezquinas de comercialización del cuerpo de una mujer --indefensa, explotada y oprimida-- que existen. No lo digo yo, ya lo decía Flora Tristán en el siglo XIX: «La prostitución es la más horrible de las aflicciones producidas por la distribución desigual de los bienes del mundo», y lo dice el feminismo.

Pues bien, no opinan lo mismo en dicha universidad, y parece que querían ofrecer posibilidades laborales a sus alumnas, y amparándose en que es «un centro de libre circulación de ideas, foro natural para el debate, libre de censuras y prohibiciones» defendieron que se trataba de un debate intelectual. No hubo acto, como digo, pero se multiplicaron los comentarios en medios de comunicación y redes.

Las defensoras de la prostitución afirmaban que impedirlo era un ataque a la libertad de expresión y de cátedra. No entraré a discutirles, como no entraría a responder si Palestina tiene derecho -que lo tiene- a ser un país; ni a si ser de determinada raza te hace mejor o peor -que no-. Todos ellos, supongo, posibles debates en la universidad al hilo de la libertad de expresión. Las feministas, eternas defensoras de la abolición, ironizaban preguntándose ¿en qué epígrafe del Estatuto de Trabajador entrarían los actos sexuales?, porque eso implicaría incurrir en el delito de legalizar al proxeneta que se aprovecha de las mujeres.

Quizá este debate no hubiera tenido lugar si, principalmente desde los centros públicos, empezaran a plantearse que bajo el mantra de la libertad de expresión no todo vale, como no todos los trabajos son igual de dignos, porque en caso contrario --y legalizada la prostitución--, lo próximo sería unas jornadas para reivindicar el pago de horas extras tras una violación, o el impago de una deuda comercial si violas a una prostituta.

* Escritora

Opinión

Auschwitz, 75 años de memoria

Antonio Barragán Moriana

Dignificados por la abuela de Barbate

Miguel Santiago Losada

Al diablo con todo

Lola Alonso del Pozo

Manual del buen negro

Antonio Pineda

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREMIOS GOYA

Pepa Flores

Creo que somos muchos los españoles, y especialmente los andaluces, que sentimos admiración y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Pin parental

A propósito del «Pin parental» que está suscitando tanta polémica, desde la Asociación Presencia ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / LEGISLACIÓN Y POLÍTICA

Reforma de la ley electoral

Hay dos aspectos a modificar de la actual ley electoral que de manera recurrente se vienen ...