+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Ser o no ser prostituta, esa es la cuestión

 

Carmen Domingo Carmen Domingo
22/09/2019

Hace unos días, como reacción a unas jornadas sobre el trabajo sexual convocadas en la Universidad de A Coruña (luego las anularon), la prostitución ha vuelto a ser tema de debate. La prostitución, estaremos de acuerdo, es unas de las formas más ruines y mezquinas de comercialización del cuerpo de una mujer --indefensa, explotada y oprimida-- que existen. No lo digo yo, ya lo decía Flora Tristán en el siglo XIX: «La prostitución es la más horrible de las aflicciones producidas por la distribución desigual de los bienes del mundo», y lo dice el feminismo.

Pues bien, no opinan lo mismo en dicha universidad, y parece que querían ofrecer posibilidades laborales a sus alumnas, y amparándose en que es «un centro de libre circulación de ideas, foro natural para el debate, libre de censuras y prohibiciones» defendieron que se trataba de un debate intelectual. No hubo acto, como digo, pero se multiplicaron los comentarios en medios de comunicación y redes.

Las defensoras de la prostitución afirmaban que impedirlo era un ataque a la libertad de expresión y de cátedra. No entraré a discutirles, como no entraría a responder si Palestina tiene derecho -que lo tiene- a ser un país; ni a si ser de determinada raza te hace mejor o peor -que no-. Todos ellos, supongo, posibles debates en la universidad al hilo de la libertad de expresión. Las feministas, eternas defensoras de la abolición, ironizaban preguntándose ¿en qué epígrafe del Estatuto de Trabajador entrarían los actos sexuales?, porque eso implicaría incurrir en el delito de legalizar al proxeneta que se aprovecha de las mujeres.

Quizá este debate no hubiera tenido lugar si, principalmente desde los centros públicos, empezaran a plantearse que bajo el mantra de la libertad de expresión no todo vale, como no todos los trabajos son igual de dignos, porque en caso contrario --y legalizada la prostitución--, lo próximo sería unas jornadas para reivindicar el pago de horas extras tras una violación, o el impago de una deuda comercial si violas a una prostituta.

* Escritora

Opinión

La agonía del Mar Menor

Diario Córdoba

El segundo de la lista

Raúl Ávila

Flores de otoño

Carlos Miraz

La sedición continúa

Mercedes Valverde Abril

Unamuno, un intelectual disidente

Antonio González Carrillo

La belleza es verdad

Ángel Aroca Lara

En la basura

David Márquez

Lectores
DÍA INTERNACIONAL

Cáncer de mama

El cáncer de mama, por modos de vida, factores ambientales, genéticos o nutricionales, es el más ...

REIVINDICACIÓN

Pensionistas

Cada día que pasa hay más pensionistas dispuestos a reivindicar su pensión. Y es que los ...

CONFLICTO CATALÁN

Futbolistas contra la justicia

Faltos de portavoces más populares, ya en la cárcel o todavía fuera de ella (como Pujol o ...

POBREZA

En la mesa de los manjares

El evangelista Lucas nos relata la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro. Dos figuras ...