+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Seguimos progresando

 

Sí, seguimos progresando. Quien no lo vea es porque no quiere. Democracia sin elecciones y sin urnas, y con minoría parlamentaria, y a base de chalaneos con partidos políticos independentistas. ¡Qué bien! A España no la va a conocer ni la madre que la dio a luz. ¿Recuerdan? De aquellos polvos estos lodos. ¿De qué podemos quejarnos? ¿Convocar elecciones? Que levante la mano quien se creyó eso. Donde dije dije, digo Diego, y a quien Dios se la dé san Pedro se la bendiga, y el que fue a Sevilla perdió la silla, porque el que se mueve no sale en la foto, y a Dios rogando y con el mazo dando, y más vale pájaro en mano que ciento volando, cría cuervos y... tendrás muchos, dime con quién andas y te diré quién eres, no hay más ciego que el que no quiere ver, llegar y besar el santo, quien da primero da dos veces. Pero de qué nos vamos a quejar si todo empezó hace cuarenta años, con esa marrullería de recuento de votos que es la Ley Electoral y que tengan mano en el gobierno nacional partidos políticos que se alimentan de ese gobierno para destruirlo. La política convertida en de oca a oca y tiro porque me toca. ¿Participación ciudadana? ¿Para qué? ¿Elecciones? ¿Para qué ese tinglado de tanta pantomima? La distancia más corta es la línea recta. Democracia muy bien reglamentada para acabar en farsa. El pucherazo decimonónico actualizado al siglo XXI. Progresamos adecuadamente. Y otra patada al pueblo en esa parte entre los músculos abductores, o en el meridiano geodésico de los glúteos. ¿El pueblo? Ahora es la ciudadanía. ¿Mañana?... ¡Mañana!... ¡El pueblo queda tan lejos de donde se amasa el pastel! ¿Quién recuerda lo de hace unos días? Para eso está la basura de la televisión. Un mal olor tapa a otro. Y dame pan y dime tonto. Ahora, el verano, las vacaciones, las largas siestas de nevera y serial, y el regüeldo de la cervecita. Cuando volvamos del verano, la melancolía, otro otoño, otra nada. ¿Quién se acordará ya de lo que fue? Y cada cual en su cola del paro, del médico, el autobús, el supermercado, el cementerio. Desde la cúspide del poder, ¡se ve todo tan pequeño y tan lejano! Los leones de las Cortes se parten de la risa cuando regresan a su casa cada noche. ¡Carne de cañón! ¡Han visto tantas veces a Pinocho crecerle y crecerle la nariz! H

* Escritor

Opinión

Póngase la mascarilla

José Antonio López García

La guerra comercial de EEUU

Manuel Valencia

'Fake'

Carmen Martínez-Fortún

Los argentinos y Maradona

Joaquín Pérez Azaústre

Diga adiós a Maradona

Ricardo Crespo

Quim Torra: inútil

Emma Riverola

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Familias pobres sin recursos

En esta situación de emergencia social por la pandemia, muchas familias de nuestros barrios, se ...

CARTAS AL DIRECTOR

El opio del pueblo

El fútbol no es un deporte, sino una religión. Si con la que está cayendo en todos los sentidos y ...

CARTAS AL DIRECTOR

Colegios

Es una vieja aspiración de la izquierda el que desaparezcan los colegios concertados. Ya por el ...

CARTAS AL DIRECTOR

Agricultura ignora el 25-N

Un año más quiero mostrar la gran decepción que siento ante la actitud de la Delegación de ...

 
 
1 Comentario
01

Por gañán de Fernán Núñez 11:21 - 28.06.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

De acuerdo con todo lo expuesto en el articulo por el Sr. Pastor. Si esto que llevamos 40 años viviendo en España,es democracia, que paren.Me bajo aquí.