+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La clave

¿Se hubiera suicidado Verónica de ser un hombre?

 

Carmen Domingo Carmen Domingo
31/05/2019

Cuando en 1997 circuló por los despachos y las redacciones un vídeo en el que se desvelaba una noche de intimidad sexual del entonces director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, con una mujer con la que no estaba casado, este tuvo proyección pública durante algún tiempo, pero luego no fue muy importante para el interfecto. Cosas que pasan, al fin y al cabo. ¿Qué hombre, hombre, no ha ligado una noche y tras la borrachera no se ha puesto un corsé rojo para acabar en la cama de quien sea?

Pues bien, en el 2019, la cosa sigue siendo distinta si somos las mujeres las protagonistas de un vídeo similar. En primer lugar una mujer, mujer, no hace públicas esas cosas de mantener relaciones sexuales porque es más bien cosa de...  ¿putas? Y en segundo lugar se ha encargado de recordárnoslo en una televisión Francisco Rivera Ordóñez, sí, el torero machote: “Los hombres no somos capaces de tener un vídeo así y no enseñarlo”. Para este torero, como antes lo fue para Dominguín tras ligar con Ava Gadner, los ligues masculinos son motivo de orgullo, pero, ¡ay en las mujeres!, en las mujeres son motivo de vergüenza.

O sea, mujer, no te hagas o envíes vídeos si no quieres que... vamos, la versión de no te pongas minifalda o no salgas sola de noche que tú sola te buscas lo que te pase si lo haces. El machismo sigue coartando nuestra libertad para justificar sus actitudes, en este caso haciendo escarnio público de nuestra intimidad y nosotras… seguimos avergonzándonos.

Es increíble que todavía sigamos así, igual de increíble es que conozcamos el nombre y la vida de la mujer que se ha suicidado tras la difusión del vídeo en el que se mostraban sus relaciones sexuales y no el de quien reenvió el vídeo cometiendo, él sí, un delito.

Llegados aquí, no me queda más que lamentarme de que todavía vivamos en una sociedad tan absurda e hipócrita en la que una mujer, si salen a la luz sus relaciones sexuales, lo viva como un estigma tras el que se evidencia la falta de autoestima, la represión, la inseguridad… hasta tal punto de conducir al suicidio.

* Escritora

Opinión

Machado

Manuel Muñoz Rojo

Un reto de ciudad (y 2)

Desiderio Vaquerizo

El tiempo prestado

Miguel Donate Salcedo

Enfermeras

María Olmo

Autonomía, autonosuya

José Manuel Ballesteros Pastor

Sucedió hace 40 años

José Javier Rodríguez Alcaide

Pin parental, familia y educación sexual

José Antonio López García

23F

Francisco Dancausa

Lectores
cartas

Más sobre vacunas: La no vacunación de los mutualistas funcionarios

Hemos llamado repetidamente a esa delegación solicitando que nos detallen por qué mi madre de 91 ...

CARTAS

Más pobreza: Llamada al corazón

No sé si es una experiencia general pero --desde que empezó la pandemia-- me preguntan muchas más ...

CARTA

Alimentos andaluces: Tirar piedras a su tejado

Entre la variopinta composición del Gobierno de España, hay un andaluz, de Málaga por mas señas, ...

CARTAS

Vacunación: «Lo público»

Pocas veces se reconocen los méritos de «lo público». Hoy yo quiero hacerlo, diciendo en voz alta ...

 
 
6 Comentarios
06

Por ACastroG 17:41 - 31.05.2019

En cuanto a su pregunta de "¿que culpa tiene? Seguramente ninguna que le obligará a tomar la fatal decisión. Pero aquí se t rataba de dilucidar si, respondiendo a la pregunta de la articulista, un hombre hubiera hecho lo mismo. Yo he argüido que la sociedad es injusta con las mujeres porque no perdona o disculpa actitudes que si permite a los hombres. No sé si le quedará claro.

05

Por ACastroG 17:33 - 31.05.2019

Desliz: desacierto, indiscreción involuntaria, flaqueza en sentido moral, con especial referencia a relaciones sexuales" ¿Le queda claro?

04

Por Pilniak 15:13 - 31.05.2019

No se puede personificar a todas las mujeres en esta mujer ni a todos los hombres en su marido o en quienes pasaron el vídeo por WhatsApp, pues cuando se difundió el vídeo de la señora Olvido Hormigos no solo no de suicidó sino que la contrataban en programas de televisión. Lo que hay que analizar es las circunstancias personales de cada uno, una persona se hizo famosa y otra se suicidó. En cualquier caso, difundir un vídeo íntimo es una vejación, tanto si te lleva al suicidio como si no, tanto si eres una mujer como si eres un hombre, y se debe investigar quiénes lo difundieron y castigarles penalmente.

03

Por Juan 12:44 - 31.05.2019

Para ACastroG: habla usted de “desliz” (¿Por qué es un desliz?) Y más abajo dice: "… la mujer está condenada por la sociedad y tiene muchos menos argumentos que la exoneren de alguna culpa cometida”. De acuerdo. Pero en este caso, ¿qué culpa ha cometido? Y para Comecor: ¿Qué conocimiento tiene usted de la vida de esta mujer para afirmar que ella no valoraba lo que tenía a su lado, en este caso a los hijos? (sic).

02

Por COMECOR 12:03 - 31.05.2019

SEA HOMBRE O MUJER, LO PRINCIPAL ES ACEPTAR LS REALIDAD, PEDIR AYUDA FAMILIAR, PSICOLÓGICA, EMPRESARIAL Y DE BUENOS AMIGOS. CUANDO LA MENTE SE HUNDE Y SE BLOQUEA LLEGANDO A UNA IMPOTENCIA EXTREMA QUE TE HACE PERDER EL SENTIDO DE LA REALIDAD, SI NO SE PIDE AYUDA Y SI NO SE VALORA LO QUE TIENES A TU LADO, EN ESTE CASO A LOS HIJOS, PORQUE ME IMAGINO QUE EL MARIDO NO LE AYUDÓ, OCURRE LO QUE OCURRIÓ.

01

Por ACastroG 11:46 - 31.05.2019

Respondiendo al enunciado de su artículo: rotundamente no. El marido, ni éste ni ninguno se suicidaría por ese motivo. Por la sencilla razón de que la sociedad no condena con el mismo rigor el hecho de un desliz -buscado o sobrevenido- sexual. Pero me temo que, en este caso, a la inmolada, le ha llevado a tomar tan lamentable y drástica decisión motivos de índole familiar más que por la presión social. No sabemos si habrá tenido apoyo de su marido o, si por el contrario, éste no ha sabido comprender las circunstancias que han envuelto el doloroso episodio de un desliz que ocurrió hace cinco años. Sea como fuere, efectivamente, en este como en otros muchos casos, la mujer está condenada por la sociedad y tiene muchos menos argumentos que la exoneren de alguna culpa cometida.