+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Posible SPAM

Por santa Cecilia

 

Manuel Fernández Manuel Fernández
22/11/2019

En esta soledad de invierno adelantado en mitad de Los Pedroches, donde la bienvenida lluvia aumenta el aislamiento, lo que mejor sonaría por estas calles ausentes de vecinos y cargadas de incomunicación y abandono oficial sería un concierto de Los Beatles, de Aliara, de Mozart o de Haendel, con santa Cecilia como espectadora, que para eso hoy es su santo. En definitiva es el arte lo que nos relaja y nos lleva a soportarnos entre nosotros: contemplar la catedral de Colonia, donde una tarde de verano la música de su órgano me elevó hasta sus cielos góticos; escuchar el Canon de Pachelbel en el Gran Teatro; sentir Serenata a la Mezquita de Ramón Medina en la voz del Centro Filarmónico de Córdoba en la iglesia de La Magdalena; oír gregoriano en cualquiera de los conventos de la Córdoba Patrimonio de la Humanidad; escuchar en la iglesia de Santiago el Mayor de Belalcázar una sonata cuyas notas se deslicen por la histórica localidad hasta llegar a su castillo; o cerrar los ojos en la plaza del Cristo de los Faroles y dejarse llevar por el arrebato de la Semana Santa son experiencias que nos proporciona el arte. Como contemplar un cuadro en el Patio Barroco de la Diputación, gustar de unas tapas en el bar más entrañable, leer una novela en la tranquilidad de una tarde con brasero y sofá, dejarse llevar por el Lope de Vega de Fuenteovejuna retratado en sus vecinos convertidos en actores o sentirse en el séptimo cielo mientras oímos un concierto de la Orquesta de Córdoba en el Gran Teatro o nos transportamos al indescriptible mundo del Réquiem de Mozart en el escenario casi imposible de la Mezquita Catedral. Ese es el mundo en el que coincidimos muchos humanos para llevarnos bien. Porque ya hasta en esos novedosos espacios ciudadanos de las charlas de wasap se está prohibiendo hablar de religión y política con la sola intención de preservar a los grupos de su destrucción. Por eso hoy, día de santa Cecilia, es mejor hablar de esta mujer, patrona de la música, que dicen que cantaba a Dios mientras tocaban los músicos de su boda porque su padre la había obligado a casarse. Porque hablar del caso ERE y de las responsabilidades de Chaves, Griñán, Guerrero, Magdalena Álvarez y Gaspar Zarrías en el mismo será volver a los puñetazos políticos, aunque la religión esté, en este caso, alejada y comparar malos comportamientos de este y del caso Gurtel sea a partir de ahora lo lógico. Porque en esta soledad de invierno adelantado no quedará más remedio que volver a ser seres humanos, de esos que no olvidan que la contemplación del arte es lo que nos lleva a soportarnos y a mantenernos en el mismo grupo de wasap.

Opinión

Ser alcalde

María Olmo

Solidaridad

Francisco García-Calabrés Cobo

La Navidad de la infancia

Manuel Fernández

Un nuevo republicanismo

José Naranjo Ramírez

Luces

Magdalena Entrenas

Naciones y sentimientos

Francisco Dancausa

Personajes de cuento

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / IGUALDAD Y POLÍTICA

Los grandes y valientes feministas y 'feministos'

Ya muchas veces los que se dicen demócratas y defensores de la libertad de expresión (pero para ...

CARTAS AL DIRECTOR / CAMBIO CLIMÁTICO

¿Pensar en global, actuar en local?

Lo que puede hacer cada persona y lo que pueden hacer las ciudades para combatir el cambio climático

CARTAS AL DIRECTOR / CUMBRE DEL CLIMA

A Greta no le gustan los burros

Antes de IKEA, y ABBA (este era un grupo musical de los 70, no una tienda de “todo a ...

CARTAS AL DIRECTOR / MESA DEL CONGRESO

Al final se cumplió lo de volver al redil

En la formación de la Mesa del Congreso, por culpa del cainismo, las zancadillas y la soberbia ...