+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paso a paso

El sacrificio

 

Francisco Dancausa Francisco Dancausa
31/01/2018

Joan Tardá, este personaje del circo supremacista catalán que viste de negro riguroso y que se hace acompañar de su lazarillo Rufián, también de atrezo negro, como si se pasaran la vida dando el pésame, profesionalmente hablando se entiende, ha dicho que «si es necesario habrá que sacrificar a Puigdemont».

La verdad es que yo soy Puigdemont y oigo de este luctuoso personaje de verbo atropellado, greña montaraz y vestimenta azabache que he de ser sacrificado, y es que me dan ganas de, como hacía Mortadelo, transmutarme en mejillón bruselense. Aunque Puigdemont siempre estuvo sacrificado. O mejor dicho, fue parido, criado y engordado por el separatismo catalán para ser sacrificado. Pero que nadie se equivoque. El concepto de sacrificio que los independistas quieren venderle a propios y extraños no es ése épico que entraña una causa justa al modo y manera, verbigracia, de William Wallace, en el que el héroe vale más para la causa, muerto que vivo. No. Aquí el sacrificio es sencillamente pecuario para alimentar esa voracidad bastarda del supremacismo.

Dicho de otra forma: a Puigdemont se lo van a comer los suyos sin pena ni gloria, tal como pasará con su historia. No así para los que creemos en el Estado de Derecho y la democracia. Y en el sentido común. Para nosotros, Puigdemont y todo lo que él representa es sinónimo de marasmo social, económico y político. Quedará como la muñeca Annabelle, metido en una urna de cristal, en esa especie de museo de los Warren, donde se apilan todos aquellos objetos y personajes diabólicos, en este caso, para la política, cargado de energía negativa. Por cierto, Zapatero debería de estar allí, pues de mediador intercontinental sigue siendo más peligroso que un cirujano con hipo.

Pero a lo que vamos. Puigdemont pasará a la historia oficial y veraz como otro más de esos que nos costó a los españoles un pastizal y que fue sacrificado solo y exclusivamente por los suyos. Para nosotros es bastante con que se le juzgue por rebelión, sedición y malversación de fondos, entre otros delitos.

* Mediador y coach

Opinión

Tontuna

Miguel Ranchal

Córdoba y la revolución de 1868

José Luis Casas Sánchez

Al final, la vida

Alberto Díaz-Villaseñor

¿En manos de quién estamos?

Antonio J. Mialdea Baena

La Córdoba vacía: la Sierra

Antonio González Carrillo

La cacería

Isabel Agüera

Los acosos a Doña Cristina

MIGUEL ÁNGEL LOMA / SEVILLA

Partituras al aire

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

González & Aznar

Ambos expresidentes han reconocido en una entrevista estar orgullosos del régimen del 78 y de todo ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Los acosos a Doña Cristina

Cuando las sentencias judiciales tocan asuntos ordinarios e incluso groseros de la vida callejera, ...

CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...