+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La clave

Ridículo

 

Ridículo -

Mercedes Valverde Mercedes Valverde
29/01/2018

El comportamiento personal, y político, de Puigdemont es ridículo. Actúa a golpe de improvisación llamando la atención y queriendo resolver un tema político cuando no quiere reconocer que ya es un tema personal, concretamente procesal penal sobre su persona. Ridículo y torpe, porque no hace más que obstaculizar el argumentario de los partidos independentistas, que se han visto obligados a virar por la aplicación constitucional del art. 155. Empezó por ceder a la presión de la CUP con la declaración unilateral de independencia y llevando a la aplicación del art. 155, cuando podía haber convocado él personalmente, como president de la Generalitat, elecciones autonómicas catalanas, dejando al gobierno español fuera de toda intervención. Después, declarada la ilegal DUI, huye a Bélgica (país monárquico) porque allí determinados hechos delictivos que en España se le imputan no tienen la misma calificación y busca así amparo legal, que no ha tenido pues se encuentra en libertad vigilada, anteponiendo siempre su interés personal, que no de partido, al de sus seguidores y electores cuando se fuga de España. Por muchas reuniones y actividades que en el país belga haya tenido, incluida su última actuación en Dinamarca, no tiene ninguna repercusión política europea, todo lo contrario, ningún apoyo institucional de la Comunidad Europea ha conseguido; es más, se desmarcan de esas apariciones absurdas que a bombo y platillo anuncian sus seguidores o él mismo en las redes sociales. Y ahora estamos ante la situación de un candidato a presidente del Gobierno catalán a distancia, a la carta de su situación personal de huido de la justicia, con propuesta de celebración de investidura telemática porque algunos independentistas consideran que como tal circunstancia «no viene prohibida» en el Estatuto, es que se puede hacer, argumento ese carente de total fundamento objetivo y jurídico, como si todo lo que no estuviera expresamente prohibido fuera posible sin atender a lógica, sentido común y ética. Y se habla de posible investidura telemática o vía Skype, no entendiendo cómo entonces el president del Parlament ha tenido que viajar a Bruselas para reunirse, personalmente en vivo y en directo, con el candidato Puigdemont, para hablar con él, pudiendo haberlo realizado telefónicamente o por Skype. Y a todo esto dice Roger Torrent que el viaje lo ha pagado de su bolsillo, pero da igual, es cargo público representativo de todos los catalanes y ha de actuar como tal y no individualmente.

Está claro que todo obedece a la escenificación ridícula alrededor de la persona de Puigdemont, quien intenta manejar todo y a todos y resolver a distancia no su nombramiento como presidente del gobierno catalán sino su indefinida irregular situación personal el Bélgica. Y lo que se intentará es que su nombre, que no persona, esté merodeando hasta el último segundo el día de la investidura, se vote a otra persona como presidente, que a su vez lo nombre a él conseller en el extranjero, para así poder seguir justificando su situación de huido de la ley fuera de España.

Y los medios de comunicación, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, el órgano judicial, fiscalía y el Gobierno de Rajoy deben evitar caer en el juego de esas situaciones absurdas y ridículas. Ya sale en los medios numerosos periodistas apostados en la Junquera junto a agentes policiales, en los aeropuertos, etcétera para el posible arresto de Puigdemont, porque el señor Roger Torrent no descarta que se presente en el Parlamento catalán a la investidura, como si para tal detención fuera necesario tantos agentes y dispositivos. Como un amigo dice, mesura, y sensatez, que para ridículo, ya hay candidato.

* Abogada

Opinión

El votante ciclotímico

José Zafra Castro

Calles

Magdalena Entrenas

Semana de Gala

Manuel Fernández

A la UCI y al hospital

Manuel Marín Luque

Al hospital Reina Sofía

Manuel Pavón Torres / Córdoba

Segrego a mi hijo

Gemma García López. Preesidenta del AMPA de Altair / Sevilla

May salva el primer escollo

Diario Córdoba

El pequeño Salah

Miguel Santiago Losada

Ana Sáenz, ‘Pipa’

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / NOMBRAMIENTOS

Poder judicial

No sé cómo el poder Judicial aguanta la injerencia y los desmanes del poder político. Porque están ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A la UCI y al hospital

Quiero expresar mi agradecimiento al Dr. Robles y su equipo médico , así como al personal ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Al hospital Reina Sofía

Una vez pasados los días de hospitalización de mi esposa, deseamos expresar nuestro agradecimiento ...

CARTAS AL DIRECTOR / ENSEÑANZA

Segrego a mi hijo

Estoy esperando que la policía llegue a mi casa, porque seguro que la Junta de Andalucía ya me ha ...

   
2 Comentarios
02

Por vecino 11:05 - 29.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No es ni medio normal que alguien con una orden de detención en España (y por tanto en búsqueda y captura) esté perfectamente localizado en un país de la UE y que el juez no haga absolutamente NADA. ¿Alguien se imagina qué pasaría en el caso de un violador, un ladrón o un asesino? ¿Qué se estaría diciendo del juez que le permite deambular libremente por Europa sin decretar una orden internacional de detención?

01

Por vecino 9:40 - 29.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Puigdemont lo que está haciendo es dejar patente que este país es miserable, y que todo, absolutamente todo está podrido. De haberse quedado estaría mudo en la cárcel como Junqueras. Y si renunciase nos quedaría meridianamente claro que este país es el cortijo de unos sinvergüenzas que ponen y quitan presidentes de comunidad a su antojo. Por lo menos que les duela un poco la cabeza! Están acostumbrados a delitos tremendos y mucho no les va a doler, pero mientras piensan por donde salir no roban