+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna libre

El respeto que todos nos merecemos

 

El respeto que todos nos merecemos -

Antonio Hurtado Antonio Hurtado
26/08/2016

Como homosexual exijo respeto, ¿acaso es mucho pedir? Me siento muy orgulloso de mi sexualidad. No la he elegido pero forma parte de mi naturaleza. No estoy dispuesto a admitir insultos, descalificaciones o humillaciones y exijo un trato igual que al resto de personas. Requiero para mí el mismo respeto que yo tengo a los demás. Por ello, exijo la igualdad de trato para todos, también para gays, lesbianas, transexuales o bisexuales. Las normas que rigen nuestro modelo de convivencia tienen que garantizar el respeto a la diversidad y que sea un respeto de todos y para todos. La ley y la justicia están obligadas a proteger el derecho al honor y a la dignidad de todos y por tanto de colaborar en la erradicación de la homofobia. Esta es una lucha social viva, porque se sigue dando la humillación, la violencia y la discriminación al colectivo LGTB.

Recientemente se ha aprobado en el Parlamento de Madrid, por unanimidad de todas las fuerzas políticas, una ley integral de protección al colectivo LGTB y de lucha contra la discriminación por orientación e identidad sexual, también denominada de lucha contra la homofobia. Esta ley autonómica va en la misma línea que el proyecto de ley sobre Igualdad de Trato, presentado por el Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, que no ha sido aún aprobado. Es decir, que en el siglo XXI y en un Estado de Derecho donde se protegen los derechos y libertades, aún no contamos con una ley estatal que garantice la no discriminación por orientación e identidad sexual.

No puedo comprender el escándalo y la repulsa que esta ley ha provocado en algunos dignatarios eclesiásticos. Más cuando es una ley que ayuda a ser felices a muchas personas, que obliga a educar en valores de igualdad y respeto, que contribuye a crear una convivencia más pacífica, y que protege al colectivo LGTB frente a los insultos, las humillaciones y la violencia. Es una ley que obviamente no obliga a nadie a la aprobación ni a la práctica de la homosexualidad, pero sí al respeto de las orientaciones e identidades sexuales. No admitir esta ley y llamar a la insumisión, ¿acaso significa justificar la discriminación a través de un trato diferente al colectivo LGTB? ¿Significa continuar en la línea que tradicionalmente ha tenido la Iglesia Católica de marginación a los homosexuales?

Si fueran afirmativas las respuestas a estas preguntas, los obispos que se han manifestado contra esta ley, entre otros el obispo de Córdoba, estarían en una línea bien distinta a la del Papa Francisco. En un reciente viaje a Armenia, el Papa Francisco declaró que «la Iglesia no solo debería pedir disculpas, sino perdón a aquellas personas homosexuales que se hayan sentido marginadas» y que «el catecismo de la Iglesia Católica pide que los homosexuales no sean discriminados, deben ser respetados, acompañados pastoralmente». Esta respuesta la dio el Papa al ser preguntado por otras declaraciones del cardenal Reinhard Marx, que aseguró que «la historia de los homosexuales en nuestras sociedades es muy mala porque hemos hecho mucho para marginar».

Es evidente que el Vaticano está evolucionando y trata de acercarse a la denominada «sociedad herida» de la que forma parte el colectivo LGTB. Esta nueva postura de la Iglesia, diferencia entre aprobación y respeto, asumiendo el respeto al homosexual y la no discriminación pero no la aprobación a la homosexualidad. Lo considero un paso importante, aunque no definitivo, para ir curando heridas. Pero la negativa y repulsa a una ley de lucha contra la homofobia que garantiza el respeto, la no discriminación y la no marginación al colectivo LGTB, abre por el contrario aún más la herida existente históricamente entre la Iglesia y los homosexuales.

Nadie con sentido común y convicciones democráticas puede negar el respeto que todos nos merecemos. 

* Diputado socialista

Opinión

Seres humanos

María Jesús Monedero

El arca de Noé

Milena Busquets

El vecino

Raúl Ávila

La jauría ¿humana?

Federico Medina Ramírez

Volver a la normalidad

Clara Gregorio Rey

Sobrevivir

Emma Riverola

La pregunta

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Residencia de mayores

Desde la Residencia de Mayores Séneca, le escribo para enviar un agradecimiento a los cuerpos de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AL AYUNTAMIENTO

Tomen medidas urgentes por el confinamiento

Por favor, hagan llegar a los responsables del Ayuntamiento que tienen que limitar el sacar ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La incompetencia

Dice un refrán «cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar». Desde que al ...

CARTA ILUSTRADA

El aislamiento de los mayores

La sociedad vive ahora en su conjunto la reclusión obligada que han vivido muchas personas de edad ...

   
5 Comentarios
05

Por diferenciar 17:46 - 26.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr Hurtado: En su lucha, personal y social, homosexual y diputado..., y en esta con respecto al obispo de la ciudad, creo que se va a encontrar con un "muro infranqueable" porque NO existe. Aunque es consciente de las consecuencias de lo que este obispo suelta cuando le conviene, en realidad hay otro problemazo. Y es a este asunto, que en tanto hombre de Estado por ser diputado de nuestras Cortes, que me dirijo a usted. Se trata simplemente de la separación que nuestro Estado debe realizar, tarde o temprano y después de siglos de alianza, con la Iglesia católica, apostólica y romana (dependiendo más de un país extranjero, el Vaticano, y doblemente de su Jefe de Estado, el mismísimo Papa). Ahí está la base de todo: este obispo se cree como en tiempos remotos, en l s que puede utilizar otros "púlpitos" por doquier. De la misma manera que utiliza las calles de la ciudad para pasear los pasos, por cualquier motivo. O sea, que el obispo y su Iglesia siguen haciendo la amalgama que siempre han hecho: se ocupan de la política y dicen lo que todos debemos hacer ante sus creencias (religiosas, sexuales u otras). Creo que es ahí donde debe luchar. En primer lugar, contra el Concordato de nuestro Estado con la Santa Sede. Y después conseguir que nuestro país se cotresponda con lo que su Constitución determina: un Estado aconfesional. Donde un obispo, ni ninguna religión deben ocuparse de lo político, de lo social, de la gente en general. Lo que no implica que en sus iglesias hagan apologismos cualquiera. La Ley es la Ley y NADIE está libre de no aplicarla. Salu2

04

Por Basta ya 17:40 - 26.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Hurtado, léase bien al Papa Francisco y descubrirá que condena sin ningún reparo la ideología de género, con afirmaciones duras y graves. El respeto que usted pide, debe primero darlo a los católicos (y no católicos) que nos negamos a asumir las tesis de ese pensamiento único que usted pretende imponer. Acoger a todos, sí. Claudicar ante el error y el abuso, nunca.

03

Por Avioneta 13:32 - 26.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Venga "socio" y "cura" ahora tras hablar de Cajasur, te falta hablar de tu segundo tema favorito, el Aeroclub. ¿Cuál alias vas a elegir esta vez? ¿Sonia? ¿Piloto?

02

Por CURA 10:57 - 26.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El respeto hay que ganárselo. Y los "sociatas" lo perdieron cuando traicionaron sus propios ideales y se vendieron a la Iglesia. ¡ROMA NO PAGA TRAIDORES! --- https://www.google.es/url?url=https://www.change.org/p/al-tribunal-de-justicia-de-la-uni%C3%B3n-europea-cajasur-no-a-la-impunidad-de-los-responsables-de-la-quiebra-de-la-intervenida-cajasur-de-la-santa-iglesia-cat%C3%B3lica&rct=j&q=&esrc=s&sa=U&ved=0ahUKEwjKwqj72t7OAhUH1hoKHdnaCV8QFggUMAA&usg=AFQjCNFb98GYab1rQRyFLLbHOZjxdXwvjA

01

Por socio 8:13 - 26.08.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El respeto hay que ganárselo, Señor Hurtado. Y ustedes los "socialistas" lo perdieron, cuando se vendieron a la Iglesia financiera cordobesa. Han hecho ustedes exactamente lo mismo que la Iglesia: lo contrario de lo que predican. ¿Por qué no han denunciado ustedes al Obispo, como era su obligación? Ya está bien de mentiras y engaños.