+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La reapertura del museo taurino

 

JUAN MIGUEL Moreno
29/03/2014

Tras casi nueve años cerrado por obras de acondicionamiento del edificio (una casa con mucha historia y singular encanto) y de elaboración de una nueva propuesta museológica, mañana volverá a abrir sus puertas el Museo Taurino. Se trata de un acontecimiento notable, el cual ha suscitado no poca expectación, especialmente entre quienes gustan de la tauromaquia. Hasta tres corporaciones municipales se han visto concernidas en la recuperación de este espacio y la promoción del que está considerado uno de los museos taurinos más importantes de cuantos existen. Vaya de entrada, pues, el reconocimiento a todos los que han hecho posible que aquel primigenio museo de artes populares inaugurado por el alcalde Antonio Cruz Conde a mediados de los años cincuenta del pasado siglo, y en el que tenía un lugar destacado una muestra de elementos relacionados con la tauromaquia, esté en condiciones de ofrecer ahora su renovada imagen.

Una nueva cara que seguramente no dejará indiferente a nadie, pero en la que puede apreciarse tanto la esencia de lo que ha sido el museo, como un aire de vanguardia propio de la estética museística del siglo XXI y más abierto no sólo a quienes ya cultivan la afición por el mundo de los toros, sino también a cuantos quieran acercarse a la tauromaquia. Quizás sea ese concepto de centro de interpretación abierto a un público amplio y sustentado en técnicas expositivas donde los medios interactivos y audovisuales tienen un cierto protagonismo (lo que permite que el visitante pueda participar en la selección de contenidos), la característica más significativa de esta nueva imagen que ofrece el Museo Taurino.

En efecto, en cuanto a los contenidos, se ha pretendido superar la visión tradicional de exposición de piezas, en busca de un espacio que pueda dar respuesta a otros retos y que esté abierto a públicos muy diversos. Es decir, que siga siendo un lugar dedicado a la conservación y difusión de un patrimonio cultural enraizado en nuestra historia, pero también un centro generador de conocimiento en torno a cuanto tiene que ver con la tauromaquia, que es algo que va más allá de las corridas de toros, para dotarse de valores ecológicos, económicos y sociales. Y culturales, como bien se expresa en obras de numerosos pintores desde Goya a Picasso, en la poesía de Lorca, Alberti, Miguel Hernández o Gerardo Diego, o en la música de Joaquín Turina, Barbieri, Chueca e incontables compositores que cultivaron el pasodoble de concierto. En definitiva, innumerables creadores que encontraron motivos de inspiración en la estética taurina. Quizás porque, como escribió Ortega, no se entendería la historia de España de los últimos siglos sin esta expresión tan arraigada en el pueblo. Mucho más allá de ideologías políticas, procedencias sociales o modas pasajeras.

En un paseo por el museo, y a través de las seis salas que contienen la exposición permanente (a las que se suma otra para muestras temporales, así como sendos espacios para mediateca y hemeroteca), el visitante se encontrará con la estética y el simbolismo que rodean la relación del hombre con el toro y que culmina en el encuentro definitivo en la lidia en una plaza de toros. Así mismo, el paisaje del toro, desde la vida en la dehesa al momento de la corrida. También, lógicamente, la importancia de Córdoba, desde las figuras más señeras que ha dado a diversas cuestiones tales como las distintas plazas habidas en la ciudad, las ganaderías, el papel de la Universidad- Y como colofón, la tauromaquia como motivo de inspiración en nombres sobresalientes del arte cordobés, desde Julio Romero de Torres y Mateo Inurria a Rafael Botí, Miguel del Moral o Antonio Povedano, entre otros.

En definitiva, un equipamiento público destinado a la conservación y difusión de una parte de nuestro patrimonio, en un ámbito en el que Córdoba se ha significado históricamente de manera relevante. Lo que a buen seguro atraerá el interés de muchos cordobeses, al tiempo que se convierte en un aliciente turístico y cultural más para cuantos nos visitan.

Aprovechemos pues esas potencialidades, al tiempo que se testimonia la vieja relación de Córdoba con la tauromaquia.

* Teniente de Alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba

Opinión

Obscenidad

Lola Ester

Las brigadas

Emma Riverola

Boutades

Desiderio Vaquerizo

¡Qué bonito!

José Manuel Ballesteros Pastor

Despierta, Andalucía

Joaquín Romero Santos

Cantares

Manuel Muñoz Rojo

Premio

Miguel Donate Salcedo

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Despierta, Andalucía

Visto lo acontecido en estas ultimas elecciones, Andalucía debería de repensarse su historia y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EN CÓRDOBA CAPITAL

Riesgo de incendios en las urbanizaciones de la sierra

Desde hace muchos años venimos denunciando en el Ayuntamiento de Córdoba, vía reglamentaria y ...

CARTAS AL DIRECTOR / RÉPLICA

Sobre el artículo del Sr. Santiago Navajas "¡Todo el poder para los soviets!"

Sacralizar la Constitución del 78 no significa ser más constitucionalista. Independientemente del ...

CARTAS AL DIRECTOR / VELADORES

Una de tantas...

La calle Pintor Matisse es una de tantas calles de Córdoba que sufre un exceso de veladores, ...

   
4 Comentarios
04

Por Manuel Gonza 18:42 - 29.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pero Pedros piense en las oportunidades que el museo Taurino va a proporcionar para visitas escolares donde podrán enseñar a los niños y niñas salas dedicadas a personas que han maltratado animales. Les podrán ustedes decir este no tiene ninguna empatia con los animales, los ha matado a cientos.

03

Por violencia pública 13:51 - 29.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En esta sociedad machista se condena una cierta violencia, pero se fomenta para ejercer otra. Si a los niños y jóvenes se les hace creer que una cierta violencia es permitida, cuando tengan necesidad de expresar sus frustraciones lo harán con la persona "débil" que le impide conseguir lo que quiera. La violencia crea oyros maneras de ser y expresar la violencia. Y considerar la violencia como una "fiesta" no solo es inhumano sino perverso (patológico). No debe existir violencias lícitas y violencias ilícitas. Por naturaleza humana, cualquier tipo de violencia debe ser restringuida, incluso eliminada. Allá en tiempos de los romanos existían los sacrificios humanos (por creencias religiosas u otras), poco a poco deben eliminarse los sacrificios públicos y comerciales de los animales (sean los que sean).

02

Por MiniFranco 9:54 - 29.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Totalmente de acuerdo con G.Pedros. Para la próxima corrida que te saquen a ti, así estarán usando a un mamífero, sin capacidad de sufrimiento, sin razonamiento y en lugar de un espectáculo sangriento estaremos haciéndole un gran favor a la sociedad.

01

Por G.Pedros 8:46 - 29.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Seño Moreno: Una creencia errónea arraigada en muchas sociedades, es considerar que los animales están para servir a la especie humana. La tiranía que se ejerce sobre ellos, se manifiesta en múltiples actitudes, muchas de ellos ocasionando un sufrimiento innecesario con objetivos meramente lúdicos. Y quizás uno de los que más llama la atención es el espectáculo taurino, porque además de practicarse un abuso hacia un mamífero con capacidad de sufrimiento, este se produce con ayuda financiera de los poderes públicos, la complicidad de los medios de comunicación y el beneplácito de los asistentes, que alientan y aplauden, lo que objetivamente es un linchamiento de un animal indefenso. Porque el toro de lidia, es un herbívoro cuya bravura se debe a la selección genética que los ganaderos han hecho a lo largo del tiempo, escogiendo algunos de sus rasgos impetuosos, para utilizarlo en un espectáculo sangriento donde el animal muere tras una enorme tortura psíquica y física.