+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna abierta

A propósito de la película de Amenábar

 

Miguel de Unamuno, intelectual, político y escritor fallecido el 31 de diciembre de 1936. - CÓRDOBA

Ricardo Crespo Ricardo Crespo
21/10/2019

La película de Amenábar Mientras dure la guerra  nos ha vuelto a traer a la memoria los últimos meses de la vida de don Miguel de Unamuno y  el discurso que pronunció en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca el 12 de octubre de 1936. Unamuno, que había contribuido  económicamente incluso con los sublevados, acababa de ser restituido a su puesto de rector por la Junta Militar golpista  tras su  destitución por el  Gobierno republicano.

En este escenario, las afirmación más controvertida e inesperadas de su intervención, y por la que Unamuno se reivindica ante la Historia, es la conocida frase dirigida a  los sublevados de que “venceréis porque poséis la suficiente fuerza bruta, pero no convenceréis”. En la película de Amenábar y en una reciente entrevista al director cinematográfico en RTVE se añade “...porque para convencer hay que persuadir”.

Pero, según Robert Payne (The civil war in Spain, Ed. Putnam, N.Y. 1962), la frase es aún incompleta, ya que Unamuno añadió: ”… y para persuadir necesitaréis lo que no poséis: razón y derecho en la lucha”.  Este remate del argumento ante el auditorio fascista encabezado por el general Millán Astray me parece más convincente (hay varias versiones) porque precisamente en la lucha entre la Fe y la Razón se desarrolla la obra y la vida misma del escritor e intelectual  vasco.

Durante años yo utilicé este texto histórico en mis clases de Literatura y se lo daba a leer a los alumnos  dentro del estudio de San Manuel Bueno, mártir, donde Unamuno, a través del personaje Manuel Bueno, narra las vicisitudes de un párroco al que se le apagaba la voz cuando llegaba en su rezo a “la resurrección de la carne y la vida eterna” y prefería realizar obras en esta vida  ayudando a las tareas diarias de sus feligreses.  Es decir, el párroco afirmaba creer en la misa lo que dudaba en su fuero interno  para dar esperanza a los fieles, pues creía que era la Fe en el más allá, la promesa de inmortalidad, lo que les mantenía la esperanza del vivir. Por ello, Manuel Bueno era “mártir” y Unamuno se debatía en un pensamiento agónico que confundió a los fascistas. (En clase una alumna norteamericana me objetó: "Profesor: yo entiendo gramaticalmente 'un mono' y 'una mona', pero no 'una muno'". En verdad, era raro Unamuno).

Bromas aparte, aquel 12 de octubre a Unamuno le despertó el grito de ¡Viva la muerte! de uno de los asistentes "inspirado hasta el punto de captar la falsa lógica de un slogan que la mente común considera el producto de un cerebro epiléptico", en el decir de Payne. Acuñado por Millán Astray como un grito de guerra en África,  a Unamuno le parecía necrófilo y sin sentido, equivalente a  ¡Muera la Vida!,  una repelente paradoja.

* Comentarista político

 

Opinión

Vacaciones irreales

Francisco Gordón Suárez

Un cambio de verdad

Alejandro López Andrada

Vida y derechos

Rafaela Pastor

Zona azul y zona verde

Diario Córdoba

En recuerdo de Antonio Portillo

Juan E. Benito Pérez

Otra solidaridad

Diario Córdoba

El esfuerzo

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores
OPINIÓN

Mujeres imprescindibles

Aquí en el Distrito Sur, al otro lado del río, hay mujeres magníficas.Dónde ya antes de la ...

CARTA ILUSTRADA

Los árboles de Córdoba

Vengo observando durante esta primavera gran cantidad de talas y de podas en la arboleda de ...

CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...