+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna libre

El profesor no nace, se hace

Es necesario «un seguimiento exhaustivo de la labor docente durante toda la vida profesional»

 

El profesor no nace, se hace -

Santiago Navajas Santiago Navajas
25/07/2016

Que la calidad de un sistema educativo depende de la selección de los docentes es algo que debiéramos tener claro. Ni el aumento del gasto ni la implantación de nuevas tecnologías son lo decisivo. Por supuesto que tampoco unas leyes ideológicamente sesgadas ni la última teoría pedagógica de moda. La clave es que haya un cuerpo de docentes brillante y comprometido con la causa de la instrucción y la educación.

Sócrates fue un maestro excepcional, irrepetible. Parafraseando a Whitehead, toda la pedagogía no es sino una nota a pie de página de la obra de Platón. En este caso, una larga nota en el Menón, concretamente cuando Sócrates le enseña geometría a un esclavo. Lo importante de la enseñanza del ateniense es que no instruye a través de explicaciones sino que enhebra una retahíla de preguntas que van guiando al esclavo--ignorante hacia la verdad. «Problem-based learning (PBL)», dirían los hipster pedagógicos.

Por eso mismo sería un grave error tratar de emular las características peculiares que hacían que Sócrates fuese un «superhombre» pedagógico. Donde tenemos que poner el foco y todo nuestro esfuerzo es en aquellos que no han «nacido» profesores pero pueden aprender las habilidades necesarias para mejorar progresivamente en su labor docente.

La esencia de la educación y la instrucción no ha cambiado desde que filósofos y sofistas se enfrentaron a muerte por captar alumnos como si fuesen institutos públicos versus concertados: la ascensión en el conocimiento por parte del alumno con la ayuda del profesor. La clave de todo sistema educativo, por tanto, se basa en lo que se denomina el «capital humano» de los profesores: una combinación de excelencia científica y competencia pedagógica. Un gran profesor hace más inteligentes y mejores ciudadanos a sus alumnos pero un mal profesor los hace más idiotas y malvados de lo que ya vienen de fábrica.

Veinte años después de conseguir una plaza como docente en la enseñanza pública me he pasado al otro lado de la barrera para ser presidente de un tribunal de oposiciones. Para mí ha sido una puesta en práctica de la tesis tercera de Marx sobre Feuerbach: «El propio educador necesita ser educado». Se han producidos dos sustantivas mejoras en estos años. En el primer examen, además del desarrollo teórico de un tema se ha de llevar a cabo una parte «práctica». Pero es en la parte oral donde el cambio ha sido más relevante, ya que hay que desarrollar la programación de una asignatura y presentar una unidad didáctica. Se trata de evaluar la competencia para enseñar del candidato después de haber calibrado su conocimiento académico.

Aunque el sistema de evaluación de los futuros docentes ha progresado adecuadamente aún hay espacio para la mejora. En primer lugar, se podría realizar complementariamente un examen test tipo MIR. En segundo lugar, en la fase oral se deberían permitir preguntas por parte del tribunal para calibrar los intangibles psicológicos de los opositores. Además, en tercer lugar, se tendría que implementar un seguimiento por parte del tribunal de la fase de prácticas de los docentes aprobados, comprobando en el aula que llevan a cabo lo expuesto tanto en la programación como en la unidad didáctica.

La fase de oposición peca del mismo defecto que el sistema docente español tomado en su conjunto. Por un vicio heredado, las aulas españolas son compartimentos estancos donde no hay ni comunicación entre profesores ni evaluación del docente. Del mismo modo, durante el proceso de oposición apenas hay interacción entre candidatos y miembros del tribunal. Por otro lado, los que finalmente han conseguido algunas de las ansiadas plazas (desde aquí mi enhorabuena) las dan como seguras pero simplemente porque el sistema falla en el momento crucial: comprobar cómo aquellos que han superado una serie de pruebas «de laboratorio» son capaces de desarrollar su labor en un aula real, a través de una recolección de datos basada en la observación directa y la consultoría de un profesor «senior».

Sin que haya una retroalimentación entre profesores y alumnos, y sin un seguimiento exhaustivo de la labor docente durante toda la vida profesional, el sistema educativo español seguirá sin sacar todo el provecho a unos profesionales que podrían ser magníficos si tuvieran un buen sistema de incentivos. Porque la vocación es como la fe, un don. Pero donde no llega la dimensión vocacional, puede emerger la profesional. 

* Profesor de Filosofía

Opinión

Retorno al Camino de Santiago

José Cobos Ruiz de Adana

Payaso maléfico

Diario Córdoba

Payaso maléfico

LOLA Ester

Retorno al Camino de Santiago

JOSÉ Cobos Ruiz de Adana

Mis sandalias

José Manuel Ballesteros Pastor

Plañideras del deshonor

Francisco Gordón Suárez

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...

 
 
2 Comentarios
02

Por Juan Gutiérrez 13:29 - 25.07.2016

Pues lleva Vd. razón: un buen maestro siempre tiene buenos alumnos. Una mala Escuela del Magisterio, que ahora llaman Facultad que no faculta, sólo puede egresar pésimos docentes. Por ahí es por donde hay que empezar; por cerrar las Escuelas de Magisterio, mandar a casi todos sus profesores al paro que es donde menos daño harían, y empezar la formación profesional de los nuevos docentes con nuevos y renovados mimbres. Mientras tanto, malos docentes venimos conociendo. Y bien que lo siento

01

Por O tempora 12:50 - 25.07.2016

El sistema falla desde el momento en que la enseñanza es controlada y dirigida por el Estado, los profesores son funcionarios y se seleccionan por el peor sistema posible de reclutamiento de personal, la oposición (que sólo evalúa el aspecto quizás más intrascendente para desempeñar un trabajo, un temario dado, y no lo más importante, la aptitud y sobre todo, la actitud). Nada que ver con la antigua universidad donde los propios alumnos seleccionaban a los profesores y velaban porque éstos enseñasen y bajo ningún concepto "pasasen" la mano. Da envidia del medievo y nos demuestra cómo la Revolución Francesa y esa estafa llamada Ilustración sólo sirvieron para convertir a las personas en esclavos adoctrinados por el Estado.