+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

55 líneas

‘Procés’ visto para sentencia

 

‘Procés’ visto para sentencia -

José Nevado José Nevado
16/06/2019

Como quiera que ayer sábado 15 tuvo ese momento del carnaval en el que todos se quitan la máscara y tantos rostros descubren la vulgaridad de sus facciones antes adornadas de porcelanas gozosas, me quedo para esta nota con las impresiones obtenidas en esa otra exposición pública (también espectáculo) recién clausurada que ha sido el juicio practicado en el Tribunal Supremo a los «doce apóstoles» del procés que no huyeron de España tras el desolador espectáculo del 1 de octubre de 2017.

Después de casi más de 50 días de vista oral y cerca de 450 testigos interrogados por las partes, centenares de videos y otras pruebas, una y otra parte se mantienen en sus trece: los fiscales seguros de que el 1-0, y los días anteriores y posteriores, se dio en Cataluña una situación de rebelión contra el Estado (golpe de Estado lo califican nuestras derechas), y los separatistas poco menos que alborotos rechazados con violencia por la policía del Estado.

Así que asoma la pregunta inquietante en no pocos observadores y analistas del fenómeno político e insurreccional de para qué ha servido este largo tiempo en vilo y tanta alerta informativa y política. Y una duda aún más gruesa: ¿se ha juzgado lo mollar del caso?

Porque para muchos el gran desafío al Estado se produjo días antes del funesto simulacro de referéndum, cuando el gobierno catalán y sus entornos, Asamblea Nacional de Cataluña, Ómnium Cultural (también la CUP tan agitadora y violenta) y el Parlamento catalán se pasaron por el arco del triunfo todas las leyes aplicables al caso de desafección en marcha.

Desentendieron las resoluciones del Gobierno de España; del Tribunal Constitucional; los autos del Supremo; las advertencias de la Fiscalía del Estado; diligencias de los Tribunales de Justicia catalanes y aún las advertencias de sus propios servicios jurídicos en el Parlamento catalán.

Desobedecieron a las más altas instituciones del Estado (y repudiaron al Rey) hasta concluir en una declaración, entre ridícula y apocada, de independencia. Esa sería la auténtica felonía del independentismo en rebeldía que no se juzga.

Se ha colocado en el punto de mira de la ley los acontecimientos que rodearon el 1--0. Sí, un simulacro de referéndum ilegal, un alboroto fenomenal y el desafío de unos políticos separatistas que habían llevado a una parte muy notable de la población catalana hasta el abismo emocional de la independencia y que concluyó en una emboscada en la que calló el Gobierno de Mariano Rajoy, ayuno de inteligencia e incapaz, al que le fallaron (o acaso no escuchó) los servicios de inteligencia.

Así que todo desembocó en algaradas y enfrentamientos con las fuerzas del orden no más desmesurados que otros muchos habidos, y por haber, pero que fueron la coartada para que los separatistas elevaran su impacto a la categoría de gran represión policial, tildando a España de país opresor y a su Gobierno de antidemocrático y heredero del franquismo.

De todo ello, la Fiscalía del Estado y otras acusaciones entienden que hubo rebelión y las defensas de los 12 poco menos que alborotos y represión policial y política: se arrolló a palos el deseo democrático y pacífico de un pueblo que solo aspira a la independencia: un derecho humano.

Menos mal que se refuerza la confianza (bastante) en un tribunal que ha actuado de manera impecable y hasta brillante en toda la vista oral. Se confía en que son jueces maduros y muy experimentados; con diferentes pareceres sobre los acontecimientos, pero a buen seguro responsables con su misión. Su sentencia será criticada y recurrida porque los 12 solo creen en su inocencia más absoluta; pero su fallo será la única certeza con la que debiéramos seguir caminando en adelante en este largo proceso.

Porque el diálogo y la política, que tanto reclaman más allá del Ebro, aún no han sido practicados por los señores de la Generalitat. Lo únicos que persisten en la urgencia de enfriar y ordenar el conflicto están en el Gobierno de España.

* Periodista

Temas relacionados
 
Opinión

Ropa nueva

Raúl Ávila

Cuestión de estilo

Carlos Miraz

Reforma agraria

Ricardo Rivera Pereira

Necesidades innecesarias

Clara Gregorio Rey

El vino asegura la curación de la tristeza

José Javier Rodríguez Alcaide

La lista de los directores

Desirée de Fez

Raquel Montoro

Diario Córdoba

Alejandro Alagón

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Cortes de luz en la judería

Como empresario de la hostelería en Córdoba me gustaría denunciar desde estas líneas los cortes de ...

JUNTA DE ANDALUCÍA

Cursos de formación

El año pasado realicé un curso de formación de la Junta de Andalucía para desempleados, el cual ...

¿NUEVAS ELECCIONES?

Este PSOE de Sánchez tampoco es de fiar

Tanto González, como Zapatero y ahora Sánchez han faltado a sus promesas electorales con los ...

CARTA ILUSTRADA

Apoyo unánime a ABB

Aunque no estuve físicamente en la manifestación promovida por los trabajadores de ABB de Córdoba ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 11:07 - 16.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El fiscal Zaragoza dice que el “procés” fue un golpe de Estado con medios violentos. Este es el titular repetido por los periódicos y escuchado por este lector en la radio y la tele. Por tanto, no son nuestras derechas las que califican esta situación de golpe de Estado, cono quiere el Sr. escribidor. Ese aprovechar que el Guadalmez pasa por Conquista para inundar el campo del adversario político no nos gusta a muchos de los lectores del Sr. escribidor autor de la triquiñuela. Entendemos que esto no es informar. Y, desde luego, no hace ningún favor a su credibilidad ocultando lo que piensa su campo político en contra de la calificación dada por la fiscalía y de otras destituciones, por ejemplo, que ahora no vienen a cuento.