+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Para ti, para mí

Premisas de la Constitución

 

Antonio Gil Antonio Gil
06/12/2019

Hoy, la Constitución Española de 1978 se convierte en jornada festiva. Y bien que lo merece. Se redactó como marco de convivencia entre españoles bajo tres premisas. Primera, en su redacción debían participar todas las fuerzas políticas democráticas, lo que posibilitaría que fuese compatible con el gobierno de cualquier opción política, excepto aquellas que buscasen destruirla. Segunda, se aspiró a que fuese una Constitución duradera, para lo que se estableció que, para reformarla, fuese necesario el mismo consenso que en su redacción. Tercera, se establecieron mecanismos de equilibrio de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, para que ninguno tuviese más poder que los otros. Y así, con la Constitución de 1978 se selló la reconciliación de las dos Españas, que venían enfrentándose a muerte desde el reinado de Fernando VII, y se dio paso al mayor periodo de paz, prosperidad y estabilidad política de nuestro país. Estas son las páginas vivas de la historia que hemos vivido y estamos viviendo la mayoría de los españoles. Por eso, la jornada de hoy queda marcada como jornada de fiesta. La España de la Transición, el pueblo y sus dirigentes, supieron estar a la altura de aquella crucial coyuntura histórica. Aprendieron de los errores del siglo XIX y primer tercio del siglo XX, (donde encontramos múltiples constituciones, inestabilidad política, atraso social y económico, y tres guerras civiles que desembocaron en la tragedia de 1936), errores que fueron corregidos. Pero, lógicamente, la historia no se detiene, como tampoco se detienen las libertades humanas ni los avatares de los tiempos. Lo que sí aparece con claridad es una oleada de deterioros, un horizonte de incógnitas, una cadena de actitudes incomprensibles que pueden desembocar en verdaderas esclavitudes. Por eso, en esta hora de crecientes responsabilidades, importa mucho mirar, leer y reflexionar sobre el alcance y el sentido de nuestra Constitución, para que nada ni nadie enturbie sus luces. Los desastres humanos no llegan solos. A veces, los construimos «pasito a pasito».

* Sacerdote y periodista

Opinión

Un último (mal) servicio

DIARIO CÓRDOBA

Adiós a todo eso

Miguel Ranchal

Vuelven los eventos a Córdoba

Vicente Serrano Gutiérrez

Apocalípticos

Antonio González Carrillo

De todo mal puede surgir un bien

Juan Balsera Santos

Mucho más carilla

Ricardo Rivera Pereira

Ficción

Miguel Donate Salcedo

Un final deshonroso

JOAQUÍN Rábago

Salvar la monarquía

FRANCISCO Dancausa Mediador y coach

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
1 Comentario
01

Por SUPERMAESTRO 19:01 - 06.12.2019

EN PRIMER LUGAR PARA QUE HUBIERA RECONCILIACION NO SE DEPURO RESPONSABILIDADES Y SE LES OLVIDO REGULAR EL GRAN PODER ABSOLUTISTA DE LA IGLESIA CATOLICA QUE TAMBIEN TUVO UNA GRAN CULPA EN EL RETRASO DE NUESTRA PATRIA. UN SALUDO RAFAEL