+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Al contrataque

Pobrecitas

 

Pobrecitas -

Najat El Hachmi Najat El Hachmi
19/03/2019

Una de las formas más eficaces de establecer una distancia abismal con quien se considera el otro es el paternalismo. «Pobrecitos» es tan denigrante, tan excluyente, tan racista como «vete a tu país». Que nos encierren en la esencia del atrasado, el ignorante, el que necesita ser rescatado, no hace más que devolvernos a la diferencia insalvable con quien tiene la patente de la empatía y le parece de lo más normal hacer un espectáculo con las miserias del otro.

Que antropólogos, sociólogos, activistas diversos, personas implicadas directamente en este mecanismo de exclusión lo hayamos contado por activa y por pasiva no sirve de nada cuando el objetivo de nuestros salvadores es tan elevado. Todo esto me vino a la cabeza cuando se me pasó la indignación al ver el modo en que Jordi Évole y Antonio García Ferreras presentaban el reportaje del primero sobre las temporeras en Al rojo vivo. Era el 8 de marzo y supongo que ambos periodistas, sensibilizados con la causa feminista, ya saben que a una mujer no se le puede hacer mansplaining, que no se puede adoptar una actitud condescendiente porque también es machismo pero, en cambio, tratándose de las protagonistas del trabajo de Évole, no dejaron de repetir una y otra ves la misma sentencia: no saben lo que es hacer huelga. Pobrecitas.

No es que lo dijeran una sola vez, es que esta idea se convirtió en el leitmotiv del con el que se promocionó el reportaje. A ver (y cojo aire), que sean marroquíes, pobres, analfabetas, explotadas y violadas no las hace idiotas ni sordomudas ni quiere decir que vivan fuera de este mundo. Incluso mi abuela, que nunca salió de su pueblo, sabía lo que eran las revueltas, las protestas, las huelgas. Y no sabía ni el año en el que había nacido. Pero vivía en un país como Marruecos donde, a diferencia de lo que dice el estereotipo, la gente se ha levantado a menudo para protestar por la vulneración de sus derechos.

Las temporeras tendrían que haber estado enterradas en un búnker durante las últimas décadas para no saber lo que es hacer huelga, que para algo llevan en el bolsillo de la chilaba el smartphone con el que se comunican con sus familias y al que les llegan noticias de todo tipo, también las de la huelga del 8 de marzo.

Otra cosa es que no pudieran permitirse el lujo de participar en ella, otra cosa es que si ellas hacen huelga, o incluso si salen en un programa de televisión contando que saben lo que es una huelga, las consecuencias para ellas no sean que les descuenten un día de salario del sueldo sino que se queden sin trabajo, que no las dejen volver a pisar suelo europeo y que pierdan las pocas oportunidades que tienen de alimentar a sus familias. Pero se tenía que hacer así, se tenía que repetir y repetir que eran ellas las que ignoraban sus derechos.

* Escritora

Opinión

Juan José Asenjo

Rosa Luque

Cítricos

Manuel Muñoz Rojo

Una mecha silenciosa

José Zafra Castro

Historia de mi pelo

José Manuel Ballesteros Pastor

Detrás de la pandemia

Francisco Dancausa

Covid y exclusión

Marcos Santiago Cortés

Verano del Antropoceno

Carlos Miraz

El problema con los jueces

Miguel Donate Salcedo

Sube el telón

Emma Riverola

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...