+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La clave

Planificar el verano

 

Isabel Llanos López Isabel Llanos López
20/07/2019

Un curioso paralelismo se establece en los meses de verano entre el ciudadano y el policía para las vacaciones. Mientras el primero prepara sus maletas llenándolas de planes de descanso y asueto, el segundo empaca uniformes suficientes para no limitarse a lavar y poner. El primero se desplaza por ocio, el segundo por compromiso por aquello en lo que cree: garantizar la seguridad sobre las personas y sus pertenencias buscando ofrecer un descanso que no venga de regreso teñido por malas experiencias. Probablemente ese policía forme parte de los dispositivos especiales que se diseñan para afrontar con rigor el desplazamiento de los terceros implicados en esta tríada: los ladrones que también buscan hacer su agosto.

Aunque la mejor arma de la seguridad es la prevención y, de hecho, así se intenta transmitir en las campañas que, verano tras verano, pretenden recordar cuestiones de protección básicas: no dejar pistas de las ausencias del domicilio (encargar a alguien que nos recoja el correo, si es posible que cambie el estado de las persianas, encienda alguna luz...), no publicitarlo en las redes sociales, llevar los objetos de valor encima y no dentro de la maleta, vigilar las pertenencias personales y extremar precauciones en los momentos y lugares de masificación tratando siempre de no ponerle las cosas fáciles al enemigo de lo ajeno, que no es tonto, siempre planificará primero su huida eligiendo a las presas más fáciles, aquellas que ponen menos atención y cuidado.

El problema radica a la vuelta de las vacaciones que muestran tres escenarios distintos enmarcados en las situaciones administrativas, jurídicas y legislativas con las que contamos en este país y que, lamentablemente, acaban generando malestar y desconfianza en el sistema en el ciudadano que padece esta lacra, desmotivación y frustración profesional en el policía y una sensación de impunidad exultante para el amigo de lo ajeno. De nada sirve planificar dispositivos específicos, hacer el milagro de los panes y los peces con los limitados medios humanos y materiales con los que cuentan nuestros cuerpos policiales, implicarse en el cumplimiento del deber, si finalmente, la legislación es tan laxa que no resulta un recurso ni suficientemente contundente ni disuasorio para conseguir modificar las conductas criminales.

No se debe utilizar a la policía como arma política al albur de la opinión pública ni basar la prevención en una cuestión estacional, sino en una aplicación de medidas administrativas y penales mucho más contundentes y coherentes con la situación social y la dimensionalidad delincuencial, que permitan un seguimiento permanente en el tiempo de las estrategias de seguridad que desfavorezcan la sensación de inseguridad de la ciudadanía y, sobre todo, de la percepción de impunidad de la que gozan los delincuentes y que tan vulnerables nos hacen sentir a todos.

* Periodista y experta en seguridad

Opinión

Párking

Manuel Ángel Jiménez

La brevedad

Antonio Agredano

Sánchez y el buen decir (y 5)

José Manuel Cuenca Toribio

Exámenes

M. Piedrahita

Viva el 8-M

Joaquín Pérez Azaústre

Saltar

José Juan Luque

No puedo respirar

Francisco García-Calabrés Cobo

Responsabilidad individual

José Zafra Castro

Dios Naturaleza

Alejandro López Andrada

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR

Petición al rector de la Universidad de Córdoba

Desde la plataforma ciudadana Córdoba Lucha, le pedimos su más que necesaria atención y ...

CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...